Opinión.. 

Menores inimputables

Columna de opinión por Andrea Miranda, abogada y periodista de Canal 4 y Todo Jujuy.

Por  Andrea Miranda

La semana pasada el Superior Tribunal de Justicia de Jujuy presentó un proyecto de ley ante la Legislatura para crear una forma especial del proceso penal para juzgar a menores de edad. Se trataría de un sistema penal juvenil que garantice los derechos de los menores que han cometido algún delito, de acuerdo con los tratados internacionales firmados por la Argentina.*

Cuando un niño de entre 16 y 18 años delinque no puede ser juzgado de la misma manera que un adulto sino que la misma ley establece que debe haber una justicia adaptada que regule su situación, partiendo de que solo pueden ser condenados con castigo cuando cometen un delito con penas mayores a dos años y de que recién a los 18 comenzarán a cumplir su pena en la cárcel.

La edad de punibilidad

Al hablar del sistema penal juvenil, la edad de punibilidad es uno de los ejes centrales de las discusiones y es, al mismo tiempo, lo que muchas veces obstaculiza la creación de una ley especial que sea en beneficio de los niños, según plantea la jueza de Menores María Hinojo, una de las autoras del proyecto.

La edad de punibilidad es el límite a partir del cual niños y adolescentes pueden ser juzgados por la justicia penal. En la Argentina, el Régimen Penal de Minoridad de 1980 establece que ese límite son los 16 años. Esto significa que los menores de esa edad no pueden ser juzgados ni recibir una pena por haber cometido un delito.

Aunque la ley no justifica la elección de esa edad, la doctrina penal entiende que está fundamentada en la idea de que un niño menor de 16 años está en proceso de formación y no tiene la madurez mental suficiente para comprender determinados actos.

En la Argentina, de acuerdo con cifras oficiales, el 5% de los homicidios son cometidos por menores de 15 años. Esto es, inimputables. El punto que me parece que vale la pena analizar hoy es si bajar la edad de punibilidad a esa edad, como lo pretende el proyecto de reforma del Régimen de Minoridad, disminuirá o no la delincuencia juvenil.

Tanto Unicef como un amplio sector de la doctrina penal y sociológica aseguran que esa medida "no sirve" para evitar que un chico cometa un delito.

La idea de bajar la edad de punibilidad, la edad en que un chico es punible, es que la posibilidad de ser sancionados los disuadiría de delinquir. "El problema - dice el sociólogo Marcelo Bergman - es que normalmente la cárcel o los centros cerrados tienen poco poder disuasivo para gente mayor y de igual forma va a ser para estos jóvenes que todavía no calculan muy bien los costos y los beneficios de incurrir en un delito".

Matías Bruno, director del informe Las voces de los y las adolescentes privados de libertad en Argentina, producido por Unicef, destaca que en el estudio pudo observar cómo la trayectoria de todos los jóvenes privados de su libertad está marcada por una vulneración de derechos previa al encierro: 3 de cada 10 habían vivido en la calle antes de ser apresados; el 50% es reiterante en la cárcel; el 50% no estaba yendo a la escuela al momento ser detenido; y el 50% ya había probado cocaína.

Esto demuestra que la mayoría de los menores que delinquen llegan a esas situaciones porque tienen sus derechos básicos vulnerados: no tuvieron la posibilidad de estudiar, no tienen casa o contención familiar ni acceden al sistema de la salud.

En ese punto, la primera obligación del Estado es garantizar los derechos humanos básicos de los menores para evitar que situaciones de vulnerabilidad los lleven al delito.

Eso, además de que la Argentina no puede bajar esa edad de punibilidad sin incurrir en responsabilidad internacional, ya que los tratados que el país suscribió y que tienen jerarquía constitucional establecen que los Estados que tienen una determinada edad de punibilidad no pueden bajarla.

Con este panorama, ¿no será que la solución del Estado tendrá más que ver con garantizar los derechos de las infancias e intervenir para evitar y revertir situaciones que pueden llevar a un menor al delito en lugar de intentar encerrarlo en una cárcel de la que seguramente saldrá a volver a delinquir? Un debate para pensar.

*Convención sobre los Derechos del Niño, las Reglas de Beijing, las Directrices de Riad, y la Ley 26.061, con ajuste a lo preceptuado por los artículos 31 y 75, inciso 22, de la Constitución Nacional.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: