Un hombre oriundo de la provincia de Formosa padecía cáncer y estaba realizando su tratamiento en Chaco. Estaba a la espera de obtener la autorización para poder volver a su casa y terminó muriendo sin poder despedirse de su familia. Fue la esposa quien recibió el permiso, después de que su esposo ya había fallecido.

El lamentable hecho se dio en el marco de las restricciones por el coronavirus, las cuales le impidieron volver a su provincia. Según consigna el portal Informate Salta, la esposa recibió el permiso cinco meses después por Whatsapp.

Víctor Daniel Mayorquin tenía 44 años, estaba casado y tenía dos hijos de 7 y 3 años. Era sargento ayudante de la policía de Formosa y viajó el 5 de mayo a la ciudad chaqueña de Resistencia para realizarse un tratamiento de radioterapia. El 11 de junio, cuando terminó con las 25 sesiones pautadas, comenzó con los trámites para poder volver a Formosa al día siguiente pero allí se topó con una traba: no le autorizaron el ingreso.

Su familia contó que Víctor cumplía con todos los requisitos para poder volver a Formosa. Tenía domicilio en la provincia y los estudios que demostraban que estaba realizando un tratamiento oncológico en Chaco. “Nosotros hicimos todo lo posible para que él vuelva porque se trataba de su salud, de su vida. El 30 de junio se comunicó con nosotros y ya no estaba bien y el 3 de julio nos avisaron que murió. Estaba solo. Once días después nos dieron las cenizas”, relató Francisco su hermano a TN.

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario