En la tarde del domingo, efectivos de la policía y de la brigada de investigaciones se hicieron presentes en la calle Corrientes, en uno de los domicilios de la comunidad Gitana, con una orden de allanamiento para verificar una supuesta denuncia de secuestro de una mujer de la comunidad gitana tucumana.

Ante esta situación aparecieron en el lugar cerca 15 personas más, pertenecientes a la comunidad jujeña, que no dejaron entrar a la policía para verificar lo denunciado. También en el lugar estaba, la mujer que realizó la presentanción que pretendía hablar con sus hijas ante este supuesto secuestro.

La madre de estas dos jóvenes gitanas de 22 y 25 años argumentaba que sus hijas habían conocido a sus supuestos secuestradores por internet y que desde que las chicas se mudaron a la provincia con estas personas, no se sabía nada.

En medio de este revuelo, el ayudante de fiscal Zazarini y el comisario Vargas dialogaron con los abogados de la comunidad gitana de Tucumán y Jujuy, para tratar de encontrarle una solución al conflicto.

La situación derivo en que se acerquen a la Brigada de Investigaciones los abogados de las dos comunidades para tratar de encontrarle una solución a esta denuncia y presentar los descargos correspondientes.

Así también en las afuera del edificio se hicieron presentes integrantes de las comunidades gitanas de Tucumán y Jujuy para conocer la situación de los protagonistas de esta historia.

Todavía no se imputó a nadie aunque se espera una solución y actuaciones del fiscal ante este conflicto en donde se denuncia un hecho de gravedad.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario