Antonella Soledad Godoy (19) está en la cárcel de San Rafael por matar a puñaladas a su bebé, inmediatamente después de nacer. La joven parió en el baño de su casa, sin que nadie de su familia estuviera al tanto de lo que estaba pasando ya que había escondido su embarazo.

El hecho ocurrió en la madrugada del domingo 12 de mayo. Este sábado, la joven fue trasladada a la penitenciaría del sur mendocino, después de haber recibido el alta en el hospital y de permanecer cuatro días en el calabozo de la comisaría 46. La Justicia la acusa de “homicidio agravado por el vínculo”, un delito que prevé una pena de reclusión perpetua.

Alertados por los gritos de Antonella después de parir, su madre abrió la puerta del bañó y encontró al bebé herido. La familia llamó a la ambulancia y la madre de Antonella envolvió al bebé en una toalla y subió con él rumbo al hospital Enfermeros Argentinos, en el centro del municipio del sur mendocino. Los médicos lograron suturar las heridas y, luego de estabilizarlo, lo derivaron a terapia intensiva del hospital Schestakow, en San Rafael, a 90 kilómetros. El bebé, un varón, sobrevivió 13 horas. Volvió a ser operado, pero murió.

Antonella había terminado el secundario y cursaba una tecnicatura en la sede de Alvear, de los Institutos Tecnológicos (ITU) que dependen de la Universidad Nacional de Cuyo. Proviene de una familia de clase media baja. Convivía con sus padres y hermanos en la casa de de calle Libertad al 800, donde ocurrió su parto y el crimen de su bebé.

“Es una familia muy religiosa, cristiana”, según comentaron conocidos del barrio San Carlos, ubicado en el municipio de General Alvear, a 290 kilómetros al sur de la ciudad de Mendoza. “Hacía 20 días que no aparecía por ningún lado, estaba recluida en su casa y nadie sabía que estaba embarazada”, contaron sus amigas.

El hecho de que Antonella haya escondido su embarazado a su familia y amigos, ha despertado la sospecha de que puede haber sido víctima de abuso sexual. Sin embargo, la fiscal Ivana Verdum aclaró a Clarín que “no hay imputación de abuso sexual, por lo menos, en este momento”. La joven fue trasladada el sábado por la tarde desde una comisaría a la cárcel de San Rafael y aún no ha declarado ante la Justicia. “Por supuesto que se están investigando todas las circunstancias que agraven, como así también, las que atenúen o disminuyan la responsabilidad penal de la acusada para juzgar el caso”, explicó la responsable de la investigación penal.

En Alvear hay una fuerte incidencia de los grupos pro vida y, junto al municipio vecino Malargüe, hay una fuerte resistencia a la enseñanza de la Educación Sexual Integral en los colegios públicos y privados. Más allá de este contexto, la fiscal ha pedido pericias psicológicas de la acusada para determinar si surgen indicios de alguna enfermedad mental o que el embarazo haya sido por un abuso sexual.

“Amo a Dios”, escribió Antonella como frase de cabecera en su perfil de Facebook, meses atrás. En sus posteos en la red social, la joven que cumplió 19 años en febrero, se mostraba alegre y en compañía de sus amigos y sobrinos pequeños. El 10 de mayo, dos días antes del parto, escribió en su muro: “No temas. Si Dios está contigo, tu victoria está segura”. En sus últimas fotos, no se advierte su embarazo avanzado.

Estamos todos en shock, no sabemos qué le pasó a Antonella, no hay respuesta. Ella nunca mostró ningún mal gesto, ni enojo, ira ni nada, siempre fue callada, humilde, sencilla”, dijo una cuñada de la joven detenida al portal InfoYa San Rafael.

A sus sobrinos siempre les brindó amor, amaba los niños, cuidaba de ellos. Comprendo el pensamiento de la gente, no los critico, sé que van hablar, juzgar y apuntar, pero nosotros lo único que pedimos es respeto por la familia”, expresó la familiar de Antonella.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario