Salud.. 

Las 7 señales que indican que se tiene un envejecimiento correcto

Expertos señalaron que contar con una buena actitud frente al paso de los años baja el riesgo de demencia e incrementa la esperanza de vida. Los detalles.

Por  Redacción de TodoJujuy.com

El incremento del envejecimiento es uno de los fenómenos demográficos más significativos en la actualidad. Según una investigación llevada a cabo por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de las Naciones Unidas, para el año 2022, 88,6 millones de individuos mayores de 60 años residían en la región.

Dicho dato, equivalía al 13,4% de la población. Se proyecta que esta proporción aumentará al 16,5% para el año 2030. El reporte proyecta que para el año 2050, la población de personas mayores de 60 años ascenderá a 193 millones, lo que representará el 25,1% de la población en América Latina.

Los comportamientos y la actitud pueden marcar una gran diferencia en el envejecimiento.

La doctora María Clara Perret, experta investigadora en Medicina Geriátrica del Hospital Alemán, detalló a colegas de Infobae que “el envejecimiento es un proceso permanente del ciclo vital y la tercera edad una etapa del mismo. Con frecuencia, se asocia a esta última etapa con enfermedad y discapacidad, sin embargo, se ha comprobado que aunque estas parecen inevitables pueden posponerse y reducirse si uno adopta un estilo de vida saludable y se compromete activamente con la vida”.

Y sumó: “Así, surge un nuevo concepto del envejecimiento, donde se considera que el individuo es capaz de determinar, al menos en parte, su manera de envejecer. Donde se reconocen no sólo las necesidades sino los derechos del adulto mayor de autonomía, participación, autorrealización, seguridad, igualdad y buen trato”.

La relevancia de este cambio de actitud hacia el proceso de envejecimiento se evidencia en los hallazgos de una investigación a largo plazo con 660 individuos, que reveló que aquellos con una actitud positiva hacia el envejecimiento vivían siete años y medio más que aquellos con una actitud negativa.

Las 7 señales que indican un buen envejecimiento

Un estudio demostró que tener una actitud positiva hacia el envejecimiento puede aumentar la expectativa de vida en 7.5 años.

Desde aquel entonces, los estudios han revelado que una mentalidad favorable hacia el proceso de envejecimiento está vinculada con una reducción en la presión arterial, una mayor esperanza de vida en términos generales y una mejor salud, así como una disminución del riesgo de desarrollar demencia.

“En mi opinión, envejecer bien consta de tres componentes diferentes”, dijo el doctor Parul Goyal, geriatra de Vanderbilt Health en Nashville al diario HuffPost. Estas categorías son salud física, conexión emocional y apoyo mental, dijo el experto.

Numerosos comportamientos contribuyen al desarrollo de estas categorías. A continuación, se enumeran algunas indicaciones evidentes de un envejecimiento saludable, tanto a nivel físico como mental, según los especialistas:

1. Se sigue una dieta mediterránea

Una investigación divulgada en el año 2022 en la revista PLOS Medicine determinó que hacer la transición desde la dieta occidental convencional hacia una dieta mediterránea puede prolongar la vida, y mientras más temprano se adopte, mayores serán los beneficios obtenidos.

Adoptar una dieta mediterránea se ha demostrado que añade años de vida.

De acuerdo con la investigación, adoptar la dieta mediterránea a los 60 años puede prolongar la vida en aproximadamente ocho años. Si se sigue este patrón alimenticio a los 80 años, la esperanza de vida aumenta en un promedio de 3,4 años, según el estudio. Otros análisis indican que la dieta mediterránea resguarda la salud cardiovascular, disminuye las probabilidades de padecer cáncer y diabetes, y retrasa el declive cognitivo.

La dieta mediterránea es un régimen dietético ampliamente investigado que incluye abundantes cereales integrales, grasas saludables, proteínas magras y alimentos de origen vegetal. Asimismo, mantener una hidratación adecuada con agua es esencial.

La doctora Mónica Katz, experta en nutrición y directora de la Diplomatura de Obesidad en la Universidad Favaloro, brindó detalles a Infobae en una entrevista reciente: “La dieta mediterránea se asocia a prevención de demencia o degenerativa neural, lo mismo que la DASH.

La DASH es un acrónimo de un plan dietético diseñado para controlar la hipertensión arterial, (que corresponde a las siglas en inglés de Enfoques Alimentarios para Detener la Hipertensión, "Dietary Approaches to Stop Hypertension").

Tener un sólido apoyo social combate la soledad y el aislamiento, factores asociados a riesgos significativos para la salud física y mental.

“Las dos son muy mediterráneas, es decir, contienen muchos vegetales, legumbres, poca carne roja, más pescado, aceite de oliva, buena pasta, algo de yogur, buenas grasas”, destacó la experta.

2. Se cuenta con apoyo social

La falta de compañía y la sensación de estar apartado son un problema significativo, tanto que en 2023, el doctor Vivek Murthy, cirujano general de Estados Unidos, describió la soledad como una emergencia de salud pública. Subrayó que el aislamiento social está asociado con un mayor riesgo de enfermedades cardíacas, accidente cerebrovascular, diabetes, depresión y demencia.

La doctora Mirta Goldstein, quien lidera la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) y también es vicepresidenta del Consejo Internacional de Mujeres Judías, compartió con colegas de Infobae que “la longevidad, a diferencia de la vejez, no es una etapa de la vida, sino un modo de vivir las últimas décadas. Estas décadas comienzan mucho tiempo antes de lo que creemos, por ello el mejor remedio contra el envejecimiento emocional es fortalecer los lazos familiares, amistosos y laborales”.

La investigación evidencia que aquellos con sólido respaldo social experimentan mayor bienestar, disfrutan de una mejor salud y tienen una mayor longevidad. Un estudio que analizó 148 investigaciones reveló que quienes mantienen vínculos sociales sólidos tienen un 50% más de posibilidades de prolongar su vida.

Tener buenas relaciones sociales y encontrar un propósito en la vida contribuye a un envejecimiento saludable.

Para contrarrestar la sensación de soledad y aislamiento, es crucial fortalecer los lazos sociales, ya sea con amistades, parientes, su congregación religiosa o su entorno comunitario, explicó Goyal. No hay una única manera correcta de conectar con su comunidad. Desde participar en actividades voluntarias en la iglesia hasta ayudar a un niño del barrio con sus tareas escolares, sugirió el médico.

El doctor Lee Lindquist, responsable de geriatría en Northwestern Medicine en Chicago, señaló a HuffPost que el intercambio social también puede beneficiar la salud cerebral. “Pensamos que el cerebro es un músculo, así que si te sientas en una habitación con cuatro paredes todo el día y no hablas con nadie, casi estás viviendo en una residencia de ancianos, tu cerebro se va a volver loco porque no recibirás ningún estímulo”, dijo.

Lindquist señaló que interactuar socialmente, ya sea mediante conversaciones cara a cara, llamadas telefónicas, participación en reuniones virtuales o formando parte de grupos de lectura, constituye una manera de ejercitar y fortalecer el cerebro.

Integrar ejercicio físico en la rutina diaria es esencial para el bienestar general y la prevención de enfermedades.

3. El ejercicio es parte de la rutina diaria

“Si tuviéramos una pastilla que lograra todo lo que la actividad física hace para la salud en general, la recetaríamos para todos”, dijo el doctor Donald Hensrud, exdirector médico del Programa de Vida Saludable de Mayo Clinic. En general, el acondicionamiento físico no se trata solo de transpirar, sino de cuatro áreas específicas: resistencia aeróbica, fuerza muscular, flexibilidad y equilibrio, afirmó.

Recomiendan dedicar al menos media hora a la actividad física durante unos cinco días a la semana. Para aumentar la motivación y hacer que el ejercicio sea más entretenido, se aconseja planificarlo con un compañero. Además, es crucial incorporar ejercicios de fortalecimiento muscular, ya que contribuyen a proteger la salud del cerebro.

Para evaluar el envejecimiento físico, se puede realizar un autoexamen y determinar qué actividad adicional se requiere.

4. Se duerme bien durante 7 u 8 horas por noche

La Fundación del Sueño de los Estados Unidos (NFS, siglas en inglés) establece que para individuos de 18 a 64 años, la duración de sueño recomendada es de 7 a 9 horas, mientras que para adultos mayores de 65 años, lo adecuado es de 7 a 8 horas.

Un sueño de calidad y duración adecuada es crucial para un buen estado de ánimo, para la salud cerebral y la longevidad.

Estudios han demostrado que la cantidad promedio de horas de sueño por noche de una persona está asociada con el riesgo de mortalidad por cualquier causa, y mantener una calidad de sueño constante puede agregar años de vida.

También, el descanso juega un papel crucial en el bienestar cerebral: una investigación reciente realizada en 2021 reveló que aquellos que dormían menos de cinco horas diarias tenían el doble de probabilidad de desarrollar demencia.

En consecuencia, si experimentas dificultades para conciliar el sueño, es vital adherirse a un horario regular de descanso. Es fundamental acostarse y levantarse a la misma hora todos los días, incluyendo los fines de semana. Evita las siestas al final de la tarde o al anochecer, ya que podrían interferir con el sueño nocturno, y es importante evitar el uso de dispositivos electrónicos antes de dormir para garantizar un descanso óptimo. Si estas prácticas de higiene del sueño no son efectivas, es recomendable buscar orientación médica.

5. Se tiene un propósito en la vida

Estudios han evidenciado que individuos de 50 años o más que establecen metas tienen una mayor satisfacción y longevidad. Por ejemplo, una investigación que incluyó a casi 7.000 adultos y fue publicada en 2019 en JAMA Network Open encontró que aquellos que mostraron mayor propósito en la vida, según una escala específica, tenían una menor probabilidad de fallecer en un lapso de cuatro años en comparación con aquellos con menor propósito.

Según los expertos, las personas que envejecen bien aprenden constantemente cosas nuevas y ponen a prueba el cerebro.

6. Se es honesto acerca de las propias necesidades

“Muy a menudo, las personas no envejecen bien porque no son sinceras acerca de cuáles son sus necesidades”, dijo a HuffPost Robyn Golden, vicepresidenta asociada de trabajo social y salud comunitaria del Centro Médico de la Universidad Rush en Chicago. “¿Cómo podemos hacer que esté bien que la gente diga: ‘Esto es lo que necesito, me siento solo, necesito alguien con quien salir un martes por la noche’?”.

El prejuicio por edad o edadismo provoca que numerosos ancianos se perciban como una carga o pasen desapercibidos, lo que resulta en un sufrimiento que rara vez se expresa.

Según la Organización Mundial de la Salud, “el edadismo se produce cuando la edad se utiliza para categorizar y dividir a las personas provocando daños, desventajas e injusticias”. Asimismo, este comportamiento “puede adoptar muchas formas, como prejuicios, discriminación y políticas y prácticas institucionales que perpetúan creencias estereotipadas”.

La interacción social ayuda a mejorar el estado de ánimo, la mente y la movilidad.

Por lo tanto, si una persona mayor puede comunicar sus pensamientos y necesidades a sus seres queridos, es un indicio positivo, según los especialistas.

Además, si se enfrenta a la depresión y la ansiedad, es crucial informarlo al médico. A menudo se piensa erróneamente que estas condiciones son más frecuentes en personas de cierta edad, pero esto no es correcto, sostienen los expertos.

7. Se destina tiempo a aprender cosas nuevas y se disfruta de ellas

Con el paso de los años, es crucial dedicarse a aprender algo nuevo, ya sea un hobby, una actividad física, un idioma o un instrumento musical. Esto contribuirá a crear conexiones cerebrales frescas, permitiendo así mantener la agudeza cognitiva, según los especialistas.

“Al hacer cosas que disfrutas, probablemente no te aburrirás, y el aburrimiento puede ser una señal de alerta a medida que envejeces, explicó Golden. “Sentir que el día es muy, muy largo no es una buena señal”, añadió el médico.

Se ha demostrado que tener una actitud positiva ante el envejecimiento reduce el riesgo de demencia y aumenta la expectativa de vida en unos siete años.

De acuerdo con un estudio realizado por la doctora Becca Levy en la Universidad de Yale, aquellos que tienen una actitud negativa hacia el envejecimiento tienen una mayor probabilidad de enfrentar problemas de salud: su esperanza de vida puede acortarse hasta en 7 años.

Entonces, resulta más favorable hacer las paces con el paso del tiempo y priorizar la adopción de hábitos saludables desde una edad temprana. Goyal sugiere que a medida que uno envejece, no es tan útil obsesionarse con la cifra de la edad: “La edad cronológica no significa mucho; entonces, 65, 75, 85, lo que marca la diferencia es cómo te sientes, no ese número”.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: