Bienestar.. 

¿Por qué el cerebro nos engancha en relaciones tóxicas?

En muchas ocasiones, la química de pareja puede terminar en un vínculo dañino llevándolo a una relación tóxica.

Las relaciones humanas son el pilar de nuestra vida, pero muchas veces nos vemos envueltos en tóxicos emparejamientos, amorosos, familiares o de amistad, que nos coartan como personas y no nos permiten desarrollarnos ni ser felices.

image.png

¿Por qué nuestro cerebro nos engancha en relaciones tóxicas?

Las relaciones humanas son complicadas y no siempre lo que desea unoes lo que quiere el otro. Sin embargo, existen maneras de prever o sospechar, al menos, el rumbo que va adquiriendo una relación amorosa.

image.png

Cuando alguien nos gusta, solemos idealizar a la persona. Quizás por eso, cuando se está dentro de unvínculo amoroso tóxico, cuesta verlo con claridad, aceptarlo y alejarse.

Manuel Hernández Pacheco, licenciado en Biología y Psicología por la Universidad de Málaga, explicó que “el cerebro tiende a repetir protocolos para ahorrar energía, por ello, en psicogenealogía, cuando el cerebro hace algo muchas veces, llega un momento en el que no sabe hacerlo de otra manera. Al final nos hacemos adictos a la manera en la que nos controlamos a nosotros mismos, pero eso es algo que en un momento nos fue útil y puede que ahora nos resulte desastroso”.

Y agregó que “si cuando somos pequeños hemos sentido que somos defectuosos, eso es algo que pensamos que es nuestra culpa, por lo que tenemos el poder sobre ello. Por eso muchas personas se machacan a ellos mismos y se juntan con personas tóxicas, porque sienten que no merecen más, porque es la única manera que conocen para poder sobrevivir”.

“Si una persona se encuentra inmersa en una relación tóxica, aquella en la que «la persona que quiere le hace daño”, necesita regularse para conseguir superarlo. Pero, esto puede resultar ardua tarea para muchas personas. “Cuando mayor fue el miedo en la infancia, más rígido va a ser el aprendizaje, más difícil de cambiar”, argumenta Manuel Hernández.

En tanto, Lorena Cuendias, bióloga y terapeuta psicocorporal, señaló que “el circuitode recompensa del cerebro tiene la finalidad de reforzar conductas para nuestra supervivencia, como beber, comer o reproducirnos. También se activa cuando recibimosseñales de aprobación y validación externas”. El cerebro recuerda los momentos gratos de placer y queda a la espera de más de esos momentos. Lo mismo sucede con las relaciones amorosas.

Y añadió que “con la recompensa y el placer, se liberan dopamina y serotonina. Cuando hay consistencia en el estímulo,cuando el placer es predecible -por ejemplo, me contesta siempre los mensajes de Whatsapp- el cerebro se acostumbra y cada vez libera menos de estas sustancias. Hay imprevisibilidad sobre cuándo y cómo volverá el subidón (de hormonas) al cerebro. Es algo preciado y se persigue como sea”.

Además la especialista aseguró que “cuando los sentimientos son más fuertes que nuestra capacidad de actuar por nuestro propio bien e interés es preocupante. Puede haber una química brutal y una atracción muy fuerte, pero debe ser acompañada por una sensación de paz como fondo, no solo cuando la persona está presente, también cuando no está porque se tiene la certeza de que el trato no cambia, que está para mí y hay una implicación”.

Cómo identificar una relación tóxica

El primer paso para salir de esta situación es identificar el problema y es que, aunque una vez fuera de ello nos parece muy sencillo, lo cierto es que identificar una relación tóxica cuando se vive en primera persona no es siempre fácil.

image.png

Sabrás que estás ante un vínculo poco saludable cuando esa relación te genera malestar, desmotivación, hace mella en tu autoestima y te impide disfrutar de la vida como solías hacerlo. Si los efectos de un vínculo con otra persona son más negativos que positivos, es hora de poner fin a esa relación.

En buena parte de las ocasiones, se da porque estamos ante una persona cuya naturaleza a la hora de relacionarse es tóxica, es decir, alguien con conductas narcisistas, controladoras o de rasgos psicopáticos. En otros casos se da por adquirir una dinámica insana en la relación.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: