Salud.. 

Según un estudio, la pasta no engorda como se cree

Las personas que se preocupan por su figura no necesitarán excluir las pastas de su dieta cotidiana según este informe.

Por  Redacción de TodoJujuy.com

La pasta es apreciada por muchos no solo debido a su versatilidad para combinar con otros platos, sino también gracias a la amplia gama de métodos disponibles para su preparación. Sin embargo, para aquellos que desean evitar el aumento de peso, por lo general se sugiere su consumo de manera moderada.

Recientemente, una investigación reveló que, en contraste con otros carbohidratos refinados como el pan, el arroz y las papas, las pastas exhiben una estructura singular y una respuesta glucémica baja. En otras palabras, no incrementa de manera significativa ni rápida los niveles de azúcar en la sangre, lo cual podría favorecer el mantenimiento de un peso corporal saludable.

image.png

En efecto, a pesar de los prejuicios negativos vinculados a la pasta, los científicos hallaron que este carbohidrato de índice glucémico bajo no guarda relación con el peso corporal. Las responsables de la investigación, Lisa Sanders, médica de la Universidad de Yale, y la dietista Joanne Slavin, revisaron 38 estudios con el fin de determinar si había alguna conexión entre el consumo de pasta y el incremento de peso.

De manera específica, revisaron investigaciones observacionales y ensayos clínicos que analizaban el consumo de pasta y los resultados relacionados con el peso corporal. Dado que la pasta está excluida de las dietas de muchas personas, su propósito era esclarecer la función que desempeña en los hábitos alimenticios, centrándose particularmente en el índice de masa corporal (IMC), la pérdida de peso, las posibilidades de ganar peso y la presencia de obesidad.

image.png

Por qué la pasta no engordan

“A pesar de la percepción de algunos de que la pasta es un alimento que ‘engorda’, las pruebas observacionales actuales sugieren que, en general, la pasta no está asociada con el peso corporal o la composición corporal y puede estar inversamente asociada con el IMC o la obesidad abdominal”, concluyó el estudio.

En lo que respecta al impacto de la pasta en el peso corporal, la situación es "menos claro", aunque las investigadoras sostuvieron que “la digestibilidad lenta que da lugar a una respuesta glucémica más baja puede desempeñar un papel y debería investigarse más a fondo”. Aunque el estudio señaló que “se necesitan más investigaciones para confirmar estos hallazgos observacionales”, sí señaló que otro estudio reciente “demostró que la pasta no dificulta la pérdida de peso ni contribuye al aumento de peso dentro de un patrón dietético saludable”.

image.png

Es lógico querer evitar un exceso de carbohidratos refinados, ya que el proceso de molienda elimina el salvado, las vitaminas B, el hierro y la fibra dietética, según Medical News Today. Sin embargo, si surge el deseo de disfrutar de fideos con queso, lo ideal sería prestar atención al tamaño de las porciones. La Asociación Americana del Corazón sugiere consumir seis porciones de cereales al día, dando preferencia a los integrales sobre los refinados, y aclara que una porción de cereales equivale a media taza de pasta cocida.

Cómo cocinamos la pasta sí importa

La forma en que preparamos la pasta es crucial, y cocinarla "al dente" se posiciona como la elección óptima. Este método permite que parte del almidón permanezca, reduciendo así el índice glucémico en comparación con la cocción excesiva, según indica US News & World Report. A pesar de la tentación de disfrutar de pasta recién cocida y caliente, dejarla enfriar durante la noche aporta beneficios para la salud.

image.png

A lo largo de ese periodo, ciertos almidones naturales presentes en el alimento experimentan una conversión hacia almidones resistentes. Este proceso se ha vinculado con una reducción de los niveles de azúcar en sangre, una mejora en la salud intestinal y una disminución del riesgo asociado a ciertos tipos de cáncer, según reveló un estudio realizado en 2022.

image.png

Balazs Bajka, experto en fisiología intestinal en el King's College de Londres, indicó que al cocinar y luego enfriar la pasta, las moléculas de almidón tienden a agruparse, complicando su proceso de digestión. En los remanentes de pasta, algunas moléculas de azúcar derivadas del almidón se vuelven más resistentes a la descomposición, lo que resulta en una absorción reducida de azúcar por parte del torrente sanguíneo.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: