La fundación explica que el uso de la pirotecnia es percibido como una variación del entorno para una persona no logran dar respuesta en forma adecuada, interpretar ni tampoco decodificar a través de los sentidos.

En una entrega de prensa la Fundación aclara que “las personas que se encuentran dentro del TEA (Trastorno Del Espectro Autista) tienen alteraciones en tres áreas: la conducta, la interacción social y la comunicación”.

Agregan que también presentan cambios en la decodificación sensorial, “presentándose como hipersensibles o hiposensibles a los cambios repentinos en el ambiente, pudiendo no reaccionar ante ellos o hacerlo en forma desmedida frente a estos estímulos”.

Por lo que una persona autista puede reaccionar a este cambio de entorno, es de decir de estar tranquilo a percibir un cúmulo de estruendos por ejemplo el festejo de un campeonato, la coronación de una reina, una marcha en repudio por las calles, etc, con respuestas desmedidas como “crisis de llantos, excitación psicomotriz, berrinches excesivos, agresiones, autoagresiones, aumento del estrés e incremento de los niveles de cortisol, siendo estas las consecuencias de un cambio repentino en el ambiente”.

Con lo cual, esta alteración en el procesamiento sensorial asociada a la intolerancia de la variación del ambiente, que se entiende como la dificultad de adaptarse a los cambios del entorno (modificaciones en la temperatura, la luz, los olores o los ruidos) hace que las reacciones conductuales se vuelvan desmedidas y las personas que presentan esta condición se desorganicen.

Entonces, el uso de la pirotecnia es percibido como una variación del entorno, a la cual las personas con esta condición no logran dar respuesta en forma adecuada, interpretar ni tampoco decodificar a través de los sentidos.

Como consecuencia de estas dificultades, se perturban y su conducta se ve alterada, ya que no pueden dar una respuesta. De esta manera se genera un malestar en el sujeto y en su entorno, y así la celebración y la festividad queda en un segundo plano.

Para evitar esto las familias y las personas con autismo deben aislarse, retirarse de festejo o contar con un espacio especial y particular para permanecer “esta situación genera mucha angustia y soledad en las familias. Y en lugar de contribuir a la inclusión el uso indiscriminado de la pirotecnia logra el efecto contrario”.

Por ello desde la FUNDACIÓN LUDIICA reitera los detalles de las consecuencias que genera el uso de la pirotecnia en personas con trastorno del espectro autista, a fin de lograr una sociedad más inclusiva en donde todos puedan disfrutar y participar en forma apropiada.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario