Se trata de una chica que sufre de alopecia, es decir, que pierde totalmente su pelo. Ante esto, su mamá la quiso ayudar. “Siento que realmente he florecido en la persona que se supone que soy”, dice Madisyn Babcock.

La joven, estadounidense de 17 años, decidió hacer de la debilidad una fortaleza y posar para la sesión de fotos de su graduación con un estilo único. “Decidí pintar mi cabeza para crear conciencia y promover la belleza natural. Mi madre fue la candidata perfecta para mi obra maestra“, detalló Madisyn.

“La pintura estaba realmente fría. Creo que en ese momento, cuando me senté en una silla frente a ella y me pintaba, tuvimos un gran entendimiento. No se trataba sólo de arreglarme para la sesión de fotos, simbolizaba cada momento que pasé en la secundaria. Tengo una perspectiva nueva de la vida desde que comencé esta escuela, y creo que las dos nos percatamos de eso mientras estábamos ahí”, comentó la adolescente.

Luego de que su madre terminara el trabajo, la joven posó para la fotógrafa Chelsea Taylor, que difundió las fotos. Un acto de amor y valentía, de madre e hija.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario