Pero esto podría ser cosa del pasado ya que científicos de la Universidad de Minnesota y de la Universidad de Kansas, han descubierto un químico en un extracto de planta usado tradicionalmente por guerreros africanos para envenenar sus flechas. De acuerdo al nuevo estudio, este químico podría ser el futuro de la píldora anticonceptiva masculina.

El compuesto en cuestión se llama “ouabaína”, también conocida como estrofantin-G, Acocanterina, Octahidrato de ouabaína y kombetina, un químico que se encuentra en las plantas africanas Acokanthera schimperia y Strophanthus gratus, y que ha sido ancestralmente utilizado por los cazadores y guerreros, quienes emponzoñan sus flechas con el extracto, el cual daña los tejidos del corazón, provocando la muerte.

Aunque la ouabaína es un químico mortal, se ha demostrado que es un glucósido cardiaco efectivo, es decir, una sustancia que aumenta la fuerza de bombeo del corazón mientras reduce la tasa de contracciones. Los científicos descubrieron esta acción en el siglo XVIII y, por eso, la ouabaína se ha usado para tratar afecciones cardíacas como la arritmia y la hipotensión, pero con dosis muy bajas.

Investigaciones previas demostraron el potencial de la ouabaína como anticonceptivo masculino, pero debido a su riesgo para el corazón, nunca se consideró un componente viable para tal fin. Sin embargo, gracias a la investigación continua, los científicos desarrollaron una nueva versión de ouabaína, una con una estructura molecular modificada.

Este nuevo análogo se dirige a una proteína específica que controla la motilidad de los espermatozoides o la capacidad de las células reproductoras masculinas para moverse a través del tracto reproductivo femenino. En otras palabras, esta sustancia modificada hace que las células espermáticas no puedan nadar, y por lo tanto, les resulta imposible alcanzar el óvulo y proceder con la fertilización.

Para demostrar el potencial que tiene la ouabaína para convertirse en un ingrediente clave en las píldoras anticonceptivas masculinas, el equipo de investigación probó la sustancia en ratas macho. El experimento encontró que la fertilidad de las ratas se vio afectada pero se mantuvieron saludables.

Además, los científicos encontraron que el efecto fue reversible, lo que significa que la sustancia no afecta permanentemente la motilidad espermática. Las nuevas células de esperma no se vieron afectadas por la acción del nuevo análogo. Aunque los hallazgos son prometedores, los científicos están de acuerdo en que se deben realizar más pruebas en animales.

Si los experimentos futuros arrojan resultados positivos, el análogo de ouabaína podría entonces probarse en humanos y probablemente sea el fundamento para el desarrollo de la tan anhelada píldora anticonceptiva masculina.

Fuente: Tekcrispy

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario