Un grupo de amigos forma una ronda en la playa. Apoyados en una lona estampada, disfrutan lo que queda de la tarde. Uno de ellos acerca su bolso y saca lo que todos estaban esperando: su ukulele. Aunque nunca tocó la guitarra, advierte que ya se sabe varios temas gracias a unos tutoriales de YouTube. Y está en lo cierto.

Una moda que volvió, una tendencia que parece quedarse por un largo rato más. Este pequeño instrumento de cuatro cuerdas, que siempre se relaciona con las raíces hawaianas, no sólo está presente en los recitales de grandes artistas. Sino que logró transformarse en una de las opciones favoritas de aquellos millennials que quieren dar sus primeros pasos en la música.

"El ukelele tuvo sus momentos de gran popularidad durante las décadas del '20 y del '30. Las orquestas típicas de Hawaii como la de Sol Hoopii hasta figuras del jazz llevaron este instrumento a lo más alto", explicó Adrián Capresi, integrante de la banda "La Familia de Ukeleles". "A partir de los '70, se produce un renacimiento de la mano de artistas como Herb Ohta, Elvis Presley y Marilyn Monroe hasta llegar a Israel Kamakawiwo ole IZ ("Somewhere Over The Rainbow")", especificó el músico a.

Ya con Eddie Vedder y Paul McCartney, se volvió más habitual para los amantes de la música, encontrarlo en diferentes álbumes contemporáneos y empezó a ganar un terreno más "popular".

De a poco, los más jóvenes empezaron a valorar sus virtudes y cada vez son más los que deciden comprarse uno para probar. "Es muy fácil de transportary tiene una sonoridad que se adapta a cualquier género o estilo musical. Es llamativo y versátil", remarcó Capresi. Junto con sus compañeros de grupo, Mel Muñiz y Matías Martinelli, inauguró la primera escuelita y tienda de ukeleles de Latinoamérica en 2014. La bautizaron "Los Hermanos" y está ubicada en pleno Palermo.

Uno de los grandes trampolines para los millennials fueron las redes sociales. Con esta gran vidriera, apareció una nueva generación de artistas que videos lograron con sus videos viralizar su trabajo y empezar a tocar en diferentes eventos. Y la gran mayoría incluyó al ukelele en su repertorio. En especial, Constanza Isla, una cantante y actriz instagrammer que lo convirtió en una extensión de su cuerpo.

"Lo llevo siempre en el bolso a todos lados. Desde a la vuelta de mi casa hasta cuando me voy de viaje. Además, es más fácil de aprender a tocar el uke que la guitarra. Trato de pensar en contras, pero no se me ocurre ninguna", explicó.

Desde que "Connie" empezó a compartir covers con el ukelele, sus seguidores de Instagram le piden que reversione los hits más escuchados con el pequeño instrumento estrella. "Me escriben para que detalle los acordes todo el tiempo. Hasta hice un tutorial para principiantes. Es impresionante la cantidad de mensajes que recibo diciéndome que tocan el ukelele por mí. Hasta los mismos padres me preguntan dónde lo pueden comprar porque se lo quieren regalar a sus hijos", agregó la joven artista.

La buena noticia es que no sólo es fácil de conseguir sino que se adapta a cualquier bolsillo. De los cuatro grandes tipos que existen en el mercado (soprano, concierto, tenor y barítono) el más barato está alrededor de 650 pesos. Aunque según la marca, la madera y el modelo los más profesionales pueden valer más de tres mil pesos.

Ya su nombre denota que tiene incorporado en sus raíces un sonido magnético. Del hawaiano "la pulga saltadora", es muy difícil no quedarse atrapados por un rato bajo su melodía.

La ronda de amigos frente al mar ahora se transformó en un recital de hits del verano, que resuenan por cuatro cuerdas y las manos de un principiante. Con un poco de práctica y actitud, los tutoriales de Internet dieron resultado. El ukelele está sonando.

FUENTE: Todo Noticias
visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario