Este lunes, la delegación brasileña se instalará en Sochi con los deberes hechos y una puesta a punto que si no es ideal es por la lesión que Dani Alves sufrió en el final de la temporada francesa y lo dejó afuera del Mundial.

País pródigo en laterales, el director técnico no tuvo que pensarlo mucho: el lugar lo ocupará Danilo, el ex Real Madrid y actualmente en Manchester City, que es más físico y menos técnico que Dani Alves, pero está muy habituado a transitar toda la banda.

La satisfacción de Brasil también pasa por la recuperación de Neymar . Tras haber reaparecido luego de más de tres meses de la operación, con un gol en los 45 minutos del segundo tiempo que disputó ante Croacia, fue titular en el Ernst Happel de Viena, completó 83 minutos e hizo un golazo: controló en el área la pelota con un muslo, con una pisada hacia adentro burló a un marcador y definió con un sutil toque de derecha cruzado.

Te puede interesar: Lionel Messi dio sus candidatos para el Mundial y nombró a uno inesperado

Neymar aguantó bastante bien el ritmo del partido y también las repetidas faltas de los ásperos austríacos; lo frenaron con ocho foules e hizo amonestar a dos rivales. En más de una ocasión hubo reclamos de los brasileños al árbitro por la dureza de los locales, que presionaron mucho en el comienzo, pero se quedaron sin combustible en la segunda etapa.

Tité puso en la cancha a la formación que se presume que debutará el domingo próximo ante Suiza en Rostov. Un 4-3-3 muy reconocible: Alisson; Danilo, Thiago Silva, Miranda y Marcelo; Paulinho, Casemiro y Coutinho; William, Gabriel Jesús y Neymar. El recambio también le asegura competitividad; en el segundo período fueron ingresando Firmino, Fernandinho, Filipe Luis, Marquinhos, Taison y Douglas Costa.

Coutinho, como interior por la izquierda, fue desequilibrante y acentuó el perfil ofensivo de un equipo que resigna gambeta y explosión cuando en lugar del media-punta de Barcelona lo hace Renato Augusto. Coutinho y Gabriel Jesús hicieron los otros dos goles, que tuvieron una característica común con el de Neymar: jugadores que profundizaron por la izquierda y definieron con la derecha de forma abierta y cruzada.

Mientras la Argentina tuvo un tramo final al Mundial bastante caótico, que como único ensayo público tuvo un 4-0 a Haití que no es medida de casi nada, Brasil se probó con Croacia y Suiza, que no escatimó piernas y lo esperó con una línea de cinco defensores. Brasil lo fue limando con paciencia, juego elaborado y despliegue ofensivo.

A Brasil se lo ve muy bien, con un presente que justifica su histórica condición de candidato. En dos años, Tité lo sacó del derrumbe en que lo había dejado Dunga tras la Copa América del Centenario. Con Tité, Brasil arrasó en las eliminatorias y en 21 encuentros ganó 17, empató tres y solo perdió el amistoso con la Argentina, en el debut de Jorge Sampaoli. Marcó 47 goles y recibió apenas cinco. Brasil está en forma. Puede mirar el Mundial con más optimismo que el que le retaceó Pelé.

Fuente: Canchallena

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Las más leídas

Encuesta

¿Quién tiene que ser el arquero ante Nigeria?

Wilfredo Caballero
Nahuel Guzmán
Franco Armani
ver resultados