Gimnasia de Jujuy sigue sin levantar cabeza en el torneo. Apretado por el promedio del descenso y sin síntomas de mejoría en los futbolístico el lobo jujeño dejó pasar otra oportunidad para oxigenar su presente.

Hoy Morales Santos probó con varios cambios ante un devaluado Quilmes pero no alcanzó. Algunos rendimientos individuales son preocupantes y esto claramente atenta contra la producción grupal y el urgido presente del equipo jujeño en la B Nacional.

Parecía que la necesidad de ambos podía entregar un partido como el que tuvimos. Sin ideas, sin fútbol, pero con la idea de ganar por el lado de Gimnasia, mientras la visita con un punto se iba feliz. Y eso pasó. Fue un 0 a 0 que los calificó a los dos.

Sin nueve de oficio, con Buono y Córdoba arriba, Gimnasia intentó no abusar del pelotazo, pero con esa idea no pudo generar mucho juego. Con Auzqui otra vez intermitente y Morales poco activo, más Virreyra impreciso, el juego no aparecía.

El equipo de Morales Santos solo inquietó con remates desde afuera. Auzque reventó el travesaño y Morales exigió la mejor atajada del arquero rival. Quilmes, que mostró poca ambición, tuvo un mano a mano de Blanco que De Giorgi anuló con rapidez.

El segundo tiempo fue muy parecido. Con el “cervecero” demorando todo lo que podía y con Gimnasia sin ideas. El técnico buscó con Contín sumar más presencia, y lo logró, pero eso no se tradujo en situaciones. En ese lapso, Córdoba tuvo su situación: se la llevó de guapo y solo ante el uno rival, la tiró afuera.

Entraron Sufi y Calllejo para darle más juego, pero tampoco funcionó. El partido se fue con la bronca de la gente traducida en cánticos y con silbidos que despidieron a un equipo que sufre por la falta de juego y por el bajo promedio, un punto que alarma y aporta más presión.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario