El brillo de Golden State encandiló en el segundo partido de la serie final a Cleveland. Los Warriors ganaron 122-103 y se adelantaron 2-0. Stephen Curry, el gran protagonista, con 30 puntos, incluyendo ocho triples.

El esfuerzo defensivo de Cleveland fue insuficiente para frenar el ritmo espectacular, por momentos enloquecedor, que imprimió Golden State al compás de Stephen Curry, quien además de anotar (30 puntos, incluyendo 9-17 en triples) distribuyó juego (ocho asistencias) para el lucimiento de sus compañeros.

Además de los triples de Curry (nuevo récord en partidos finales, por encima de los ocho de Ray Allen, en Boston, frente a Lakers, en el 2010), el uno contra uno de Durant o las detonaciones de Klay Thompson castigaron a la defensa visitante.

1484633540_751505_1484633877_noticia_normal.jpg

También se sumó a la fiesta JaVale McGee (12 puntos, 6-6 dobles), con mayor protagonismo en este partido respecto del anterior, cada vez que recibió la pelota con un único gesto por delante: volcarla con sus larguísimos brazos.

Y todo, otra vez sin Andre Iguodala (lesionado), la estampilla de LeBron James en duelos anteriores. La tarea de contener al Rey se la repartieron entre Draymond Green, Kevin Durant y Kevin Looney.

La primer escapada fue a los 18 minutos, 47-36. La ofensiva empujada por Curry (tres bombas en el segundo cuarto) empezó a funcionar a pleno. La típica tormenta anotadora de los campeones.

Hubo tiempo para la reacción porque Cleveland no sacó la bandera blanca hasta bien entrado el último cuarto. Apretó, aceleró una marcha en la ejecución y se arrimó a cinco (73-78, a los 31m), en puntuación sostenida por Kevin Love, Tristan Thompson y James.

maxresdefault.jpg

Pero fue suficiente. Ahí volvió a tomar protagonismo Durant y hasta David West enchufó un triple desde la esquina: parcial de 12-7, en 5m y otra vez ventaja de 10 en el Oracle para el dueño de casa.

El resultado fue un acordeón por un rato más y cada vez que Cleveland tocó la puerta, Golden State se la cerró con las bombas de Curry, desde cualquier posición, desacomodado o bien dispuesto. Todo hasta que elaboró el récord de nueve triples anotados en 17 intentos para superar a Allen (8-11 esa vez). Ya el partido estaba liquidado.

Del otro lado, James, de sus 51 tantos en el juego 1 y arañar el triunfo, luchó, peleó, pero se quedó en 29, más 13 asistencias y nueve rebotes, en una noche "anormal" para el Rey.

Un viaje dulce para los Warriors hacia Ohio. Ventaja de 2-0. Este miércoles el juego 3 y el viernes el 4°. En el peor escenario regresarán a casa con la ventaja de cancha todavía a favor.

2018-05-29T041326Z_1511997971_NOCID_RTRMADP_3_NBA-PLAYOFFS-GOLDEN-STATE-WARRIORS-AT-HOUSTON-ROCKETS.jpg

FUENTE: Olé.com
visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario