Promediando el tercer cuarto entre Dallas Maverics y Charlotte Hornets, el jugador Harrison Barnes, de los Mavs llevaba 10 puntos, 3 rebotes y una asistencia hasta que lo substituyeron para informarle que había sido traspasado a Sacramento.

Luego de la sustitución, le avisaron que tenía que hacer sus valijas para viajar a Sacramento, hogar de los Kings. Había sido traspasado en una operación que llevaba a los Dallas Mavericks a otros dos jugadores: Justin Jackson y Zach Randolph. Humillante.

El caso, del que habla toda la NBA, despertó la bronca de LeBron James: "Déjenme adivinar, esto es genial porque hicieron lo mejor para la franquicia, ¿no? Traspasaron a este hombre mientras estaba jugando. No estoy criticando a quien lo traspasó porque esto es un negocio y hay que hacer lo que se crea que es mejor, sólo quiero que esto empiece a cambiar y que cuando un jugador quiere ser traspasado o deja una franquicia no sea un egoísta o un ingrato y cuando te intercambian, renuncian, cortan, etc. sea porque es lo mejor para ellos".

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario