El Superclásico entre River y Boca ya superó todas las barreras temáticas y geográficas, y ya es un asunto que interesa en gran parte del mundo. Más allá del escándalo que estuvo en todos los medios del planeta, por un lado está el espectáculo futbolístico, mientras que por el otro aparece el gran negocio millonario que tienta a las grandes empresas con llevarse la organización del partido.

En ese sentido, y aprovechando la cumbre del G-20, Gianni Infantino estará visitando Argentina una vez más y esta vez Mauricio Macri planea reunirse con él y dialogar sobre la final de la Copa Libertadores. Según algunos rumores, el mandatario argentino le pedirá al presidente de la FIFA que el partido se juegue en la cancha de River Plate.

Con esta iniciativa se presume tal vez una intención política de Macri de demostrar que se puede organizar eficazmente el Boca-River luego de lo que fue el fracaso del 24/11 en el Monumental.

Si bien Infantino también tenía la intención de que el encuentro se disputara en Argentina, la Confederación Sudamericana de Fútbol no va a dar marcha atrás en su postura. Doha, Medellín y Miami siguen siendo las tres alternativas con más fuerza, aunque todo queda supeditado al fallo del Tribunal Disciplinario de Conmebol.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario