A Pablo Pérez todavía lo afectan los traumáticos hechos del fin de semana. Fue él además el que llevó la peor parte de la salvaje agresión de hinchas de River contra el micro que transportaba el sábado pasado a los jugadores de Boca al Monumental. Dos días después, todavía no se repone del pésimo momento.

Fue uno de los jugadores que peor la pasó en el salvaje ataque del Monumental y terminó con una "conjuntivitis química con erosión conjuntival inferior" y desde el sábado se realiza controles en el hospital Otamendi. Desde allí fue crudo en su mensaje.

"Yo no puedo ir a una cancha donde puedo llegar a morir", disparó el capitán de Boca a la salida del Sanatorio Otamendi, donde le hicieron una nueva revisión en el ojo izquierdo, que resultó herido por una de las astillas de los vidrios rotos por los proyectiles.

"Se dedicaron a tirar piedras, botellas. Toda la gente estaba acumulada en un solo lugar. Fueron minutos que no se los deseo a nadie. Eran estallidos de vidrios constantemente. No fue muy lejos de la entrada al estadio, fue bastante cerca", relató el capitán de Boca.

Lesión de Pérez

Pero el jugador agregó un detalle lamentable: "Cuando salimos con la ambulancia con (Gonzalo) Lamardo nos volvieron a tirar piedras; no es menor lo que pasó. Ni bien pasamos por el portón, nos pudieron volver a lastimar cuando nos íbamos a atender. Estoy muy triste también por la gente de River, porque se están fumando esto que no es bueno para nadie". Lamentable.

Todavía con un tono molesto, Pérez cargó contra la Conmebol: "Si me sacan el ojo no me lo paga nadie. Tengo tres hijas, mi señora Mi hija mayor cuando llegué a mi casa estaba llorando. Lo de la Conmebol fue una vergüenza. Estaba en el hospital y me decían que tenía que jugar. Con el ojo irritado, hinchado...iba a entrar pero no se podía jugar".

Pese a que no quiso opinar sobre el pedido de Boca ("No me meto y no voy a opinar de ese asunto", reiteró), le dedicó un fuerte comentario al accionar de los médicos de la Confederación: "El médico de la Conmebol no lo conozco porque no me vino a ver nunca. Entró en algún momento y anotó que estaba en condiciones de jugar sin revisarme...no vino el médico, Nunca fue solidario con nosotros. Debe tener alguna orden de no venir a verme al Otamendi tampoco".

Para el final, aunque sea, hubo un espacio para la solidaridad entre colegas. "Me escribieron Nacho (Scocco) y Milton (Casco), que nos hicimos amigos en Newell´s y tenemos relación. Nadie más se comunicó", cerró Pérez.

FUENTE: Infobae
visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario