River sufre, sigue en bajísimo nivel, pero al menos este sábado consiguió un poco de aire en la Superliga, tras vencer agónicamente a Patronato en Paraná por 1-0 con gol de Balboa en contra. Así, cortó la seguidilla de seis derrotas consecutivas de visitante y alcanzó su segundo triunfo en este 2018.

En el primer tiempo, el Millo tuvo unos 10-15 minutos de cierta prolijidad y orden a la hora de atacar, con Quintero como abanderado. Pero con el correr del tiempo, la idea se fue pinchando. El colombiano no encontró un socio. Algo de Mora, que tuvo la más clara con un remate desde lejos, la presencia de Maidana en el fondo y la sobriedad de Armani bajo los tres palos como puntos para destacar. Patronato, que había arrancado de contra, se paró metros más adelante e intentó complicar con algunos envíos aéreos y sacar rédito desde su potencia física.

Ya en el complemento, River (sin algunos nombres como Pratto, Ponzio, Saracchi y De la Cruz) continuó mostrando más de lo mismo en este tiempo, muy previsible en sus movimientos para progresar en cancha. Flojo Enzo Pérez, Quintero se diluyó y Gallardo tuvo que mover el tablero con los ingresos de Martínez, Nacho Fernández y Scocco.

Los cambios no terminaron de ser soluciones, pero la visita, que sufrió algunas arremetidas de un ineficaz Patrón, contó con cierta fortuna en el final. Porque Mora ejecutó el córner y Balboa (al que Armani le tapó una bola espectacular) la quiso despejar, pero la mandó contra su propio arco, con Bértoli con cierta complicidad a la hora de evitar el gol del elenco de Gallardo.

Respira un poco River. Se saca la mufa y, pese a seguir jugando mal, arriba al clásico en Mendoza algo mejor desde lo anímico. ¿Será el punto de despegue definitivo en tierras cuyanas ante el rival de toda la vida?

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario