Más allá del triunfo, Juan martín Del Potro aprobó otro examen para dar su primer paso en Roland Garros. Es que habían pasado apenas 12 días desde el desgarro en el aductor izquierdo que sufrió en el Masters 1000 de Roma. Por eso las dudas, por eso el interrogante sobre su presencia en el Gran Slam francés.

El tandilense viajó a París para terminar su recuperación en el lugar de los hechos. Y recién este mismo martes, horas antes del debut previsto ante el local Nicolas Mahut decidió saltar a la cancha.

Así llegó al polvo de ladrillo del mítico estadio Suzanne-Lenglen. Un debut en condiciones que lejos estaban de ser las ideales. Y que de arranque parecieron pasarle factura.

del potro

El primer set se le escurrió casi sin oponer resistencia. En apenas 22 minutos, Mahut, de 36 años y 116° en el ranking de la ATP. le quebró dos veces para llevarse la primera manga con un cómodo 6-1.

Apenas dos puntos ganó Delpo con su segundo servicio y consiguió sólo cinco winners frente a 12 de su rival, al que le alcanzó con poco para inclinar la balanza.

Pero en el segundo set todo se empezaría a dar vuelta. Sin señales de dolor en su pierna y sin la apatía del arranque, el argentino se metió en partido y empezó a demostrar la diferencia de jerarquía.

Continuaron los puntos cortos y poca intensidad en el juego. Pero Mahut pagó cara su escasa efectividad (1/9) con el segundo servicio y así Delpo se llevó dos veces el saque del francés. El set también fue un contundente 6-1.

El partido era extraño. Con un set claramente para cada lado y con la sensación de que el tandilense era ampliamente superior a su rival.

El tandilense de fue de menor a mayor. En el tercer set, que arrancó parejo con dos games por lado, supo golpear en el momento justo (quebró en el quinto juego) y empezó a llevar las riendas. Un nuevo quiebre en el séptimo game facilitó el trámite para el número 6 del mundo quien confirmó su levantada ganando el servicio y llevándose el set 6-2.

Nicolas Mahut

En esa tercera manga al francés ya no le respondía el primer servicio (47% de efectividad) y a eso le sumó 10 errores no forzados (contra 4 de Delpo).

Al argentino le faltaba un paso. Terminar de redondear un cómodo aunque raro triunfo en su debut en el Grand Slam. El quiebre en el quinto juego del cuarto set lo hizo apretar el puño por primera vez en el partido. Y fue el empujón final hacia el 6-4 definitivo.

Una victoria cómoda desde el tanteador en dos horas y siete minutos de juego y más valiosa aún para despejar la cabeza y dejar atrás la lesión en el aductor que había dejado a Delpo con un pie afuera de Roland Garros. El primer paso ya está dado.

Fuente: Clarín

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Las más leídas

Encuesta

Argentina en el Mundial, ¿tenemos chance todavía?