Ben Affleck y Jennifer Garner, un amor duradero en Hollywood

Priorizar la familia, mantener el perfil bajo y acompañarse en las decisiones parecen ser la fórmula de los actores para mantener la pareja

Siete años de casados, tres hijos y un matrimonio feliz parece ser algo imposible de lograr en Hollywood. En un ambiente en donde los divorcios son noticia constante y las parejas se separan a diario, Ben Affleck y Jennifer Garner lograron mantener su relación en el tiempo.

"Gracias por trabajar en nuestro matrimonio durante las navidades. Es un trabajo, pero es el mejor de todos, y no hay otra persona en el mundo con la que quisiera trabajar", con estas palabras Affleck le dedicaba el Oscar a su mujer el pasado febrero. Cuando minutos después le pedían que explique su dedicatoria agregaba.

"Todas las relaciones, cuando llega un punto, requieren de tu trabajo. Nosotros trabajamos juntos, tratamos de dar lo mejor, nadie es perfecto... pero ella es más perfecta que yo", agregaba revelando su fórmula para que la pareja funcione.

Ben y Jennifer se conocieron en un set de grabación mientras filmaban la película Daredevil, y aunque en ese momento ella estaba casada y él comprometido con Jennifer Lopez, la química entre los dos fue imposible de ocultar. Después de un año de noviazgo, que lograron mantener lejos del ojo público, los actores se casaron en el 2005 en una ceremonia íntima en las Islas Turcas y Caicos.

Una vez que nació Violet (7), la primera hija del matrimonio, Jennifer relegó un poco su carrera para dedicarse a ser madre y ama de casa. Es ella la que se encarga de llevar y traer a los chicos al colegio y cumplir con sus actividades mientras que Ben trabaja. "Creo que en este punto de mi vida no tengo una gran ambición que cumplir, si la tuviese probablemente no tendría tres hijos ni hubiese estado 16 meses sin trabajar. Amo lo que hago y me gustaría hacerlo más seguido, pero siento que no es el momento", confesaba la actriz en una entrevista.

La intimidad y la familia parecen ser la prioridad del matrimonio, y una de las cosas que decidieron al momento de casarse es preservar la exposición, especialmente de sus hijos. Es por esto que durante todos estos años evitaron que periodistas y fotógrafos entren en su casa. Las únicas fotos de Violet, Serpahina (4) y Samuel (1) que se ven son las tomadas por los paparazzi en las calles de Los Ángeles.

"Ben no es solo mi esposo, él me ayuda en todo lo que hago, es la base de mi vida. Es un hombre generoso y amoroso, un excelente padre", afirma en cada oportunidad Jennifer. "Estoy completamente enamorado. No podría tener más suerte, tengo la mejor familia", agrega Ben. Priorizar la familia, mantener el perfil bajo y acompañarse en la vida parecen ser la clave de la felicidad para una de las parejas más aclamadas de Hollywood, que sigue sobreviviendo y afianzándose con el correr del tiempo.


Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
Comentarios: