El 27 de diciembre pasado, el Tribunal integrado por las juezas Cecilia Sadir, Liliana Pellegrini y Mónica Cruz Martínez absolvió a Milagro Sala y Alberto “Beto” Cardozo por la causa de la Balacera de Azopardo. En ese mismo juicio, Fabián Ávila fue condenado a 6 años y 6 meses de prisión.

A casi dos meses de conocerse el fallo, el fiscal del Tribunal en lo Criminal N° 1 presentó una apelación contra la sentencia definitiva es “arbitraria porque prescinde de prueba decisiva e incurre en una auto contradicción, valorando inadecuadamente la prueba y prescinde de la prueba de la culpabilidad de los encausados, no da razones ni justifica su apartamiento”.

Por esos motivos, solicitó que se revoque la sentencia y Fabián Ávila reciba una pena de doce años de prisión por tentativa de homicidio. Además, pide que Milagro Sala y Ávila sean condenados por tentativa de homicidio calificado por precio o prensa remunerativa.

Los hechos

De acuerdo al requerimiento de elevación a juicio de la causa, el 26 de octubre del referido año, Fabián Alberto Ávila habría concurrido al inmueble sito en la calle Gordaliza Nº 1.711 del barrio Cuyaya de San Salvador de Jujuy, donde habría recibido la orden de Milagro Sala de matar a Alberto Esteban Cardozo, alias Beto, encuentro que se habría realizado en presencia de varios allegados a Sala.

Por el servicio requerido, Sala habría pagado previamente a Ávila a través de la entrega de una casa, ubicada en barrio Sargento Cabral, propiedad de la acusada y de Sergio Chorolque, con lo que simultáneamente se instrumentó la compraventa del inmueble mediante escritura pública.

Para cumplir con su cometido, el 27 de octubre de 2007, entre las 10.30 y las 11.30 horas aproximadamente, Ávila condujo un automóvil Renault Clío, de color rojo, a gran velocidad, por la calle Zenta del barrio San Francisco de Alava.

Jorge Rafael Paés, por orden de Milagro Sala debió acompañar a Ávila para terminar con la vida de Cardozo, por lo cual se trasladaba de acompañante en el vehículo.

Cuando llegaron a la calle Santa Victoria lograron ver a Cardozo, quien se dirigía a una carnicería ubicada en la esquina de las calles Zenta y Bayo.

Seguidamente, Ávila descendió del vehículo con un revolver en la mano para cumplir con su objetivo, pero Alberto Cardozo advirtió la situación y sacó de entre sus ropas un arma que portaba, sin habilitación para hacerlo.

Ávila efectuó el primer disparo contra Cardozo, quien se resguardó detrás de un árbol y también comenzó a tirar, produciéndose así un intercambio de disparos.

Como consecuencia, resultó gravemente herida una menor de edad, 11 años, que se encontraba, en ese momento, dentro de la carnicería a la que se dirigía Cardozo. La niña recibió un disparo que salió del arma de fuego que empuñaba Ávila.

Tras el altercado, éste subió a su vehículo y se dio a la fuga en dirección a la calle Eva Perón, mientras que la menor de edad fue trasladada de urgencia al Hospital Pablo Soria, donde recibió atención médica, por cuanto el disparo que recibió puso en riesgo su vida.

Alertada de los hechos delictivos ocurridos, la policía de la provincia emitió un alerta con las características del automóvil Renault Clío, en fuga.

En cercanías del acceso al Cementerio del Salvador, sobre Avenida Italia, un vehículo de similares características fue ubicado por personal de la fuerza policial que se trasladaba a bordo de un patrullero, comenzando una persecución.

El automóvil perseguido ingresó al predio que la Tupac Amaru tenía en la vieja estación de trenes, descendiendo sus ocupantes, uno de los cuales portaba un arma de fuego en la cintura.

En tanto, el móvil policial que perseguía al automóvil, fue violentamente atacado por más de cincuenta personas que salieron del edificio de la organización social, impidiendo de ésta manera que los policías cumplan con su cometido.

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario