El arte se va transformando día a día rompiendo con estereotipos y acompañando los nuevos tiempos. Un claro ejemplo de esto es la historia de vida de Maximiliano Mamani, indígena coya del norte argentino, bailarín y profesor de folclore. Pero el arte en Maximiliano fue más allá: también es artista drag queen.

Maximiliano sufrió discriminación desde muy chico, por lo que un día decidió bailar folclore, una danza en donde encontró mucha libertad pero también prejuicios. Maximiliano dice que es una danza que se “construye desde una lógica netamente heterosexual, machista, patriarcal y niega nuestras propias identidades. Presentan a un hombre varonil y una mujer sumisa”. Frente a estas características Maximiliano planteó “seguir haciendo folclore pero de otro tipo, sacudir los esquemas coloniales ya que Argentina no reconoce la diversidad étnica que tenemos”.

BARTOLINA XIXA - Ramita Seca, La colonialidad permanente

Maxi es un joven estudiante de Antropología de la Universidad Nacional de Salta que comenzó con el arte basándose en su propia historia y en busca de transformar desde una perspectiva más indígena. Nació y vivió en Tilcara. En un viaje que realizó su mama a Bolivia le pidió que le comprara un típico traje de cholita y ahí es donde comenzó toda su travesura de la transformación.

En este marco Maximiliano elige el arte del Drag Queen que es una forma de personificación femenina y transformismo en el que una persona altera su apariencia y los patrones de su personalidad para ajustarlos al comportamiento ya apariencia de una mujer de caricatura, generalmente exagerando las cualidades estéticas.

Con maquillaje, falda, pestañas postizas y trenzas largas se caracteriza Bartolina Xixa, su personaje Drag Queen. Un personaje creado para seguir rompiendo esquemas porque desde la mirada de Maximiliano, es un género donde también predomina la belleza occidental haciendo hincapié en que debemos resaltar las características de nuestra zona: “como si mis ojos rasgados no fueran bellos”, dice con énfasis Maximiliano.

Bartolina Xixa nace para mostrar otras realidades, inspirada en la historia de Bartolina Sisa, una mujer aguerrida, de piel morena, esbelta, de ojos negros y muy inteligente de Bolivia. A partir de la interpretación de este personaje Maximiliano Mamani crea un arte para incomodar “poder provocar una reacción de que la gente no sienta gusto o placer sino disgusto para movilizarnos, el arte de la periferia”. Y dice que fue “una construcción a partir de lo marica. Mi unión con Bartolina es un fluir constante desde que yo nací”.

Maximiliano es artista y decidió incursionar en este mundo para crear otras cosas, en un mundo que “es para cambiar”. Desde el personaje de Bartolina Xixa reclama y pide que se termine la explotación a las mujeres y que “debemos movernos porque nos siguen explotando y matando”.

BARTOLINA XIXA

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario