Ella viene de una historia familiar dura, vivió en un hogar donde su mamá trabajaba mucho y con sus seis hermanos recorrían copas de leche cuando eran niños. Fue duro llevar adelante una familia numerosa, “es duro cuando te suena la panza”, recuerda.

Hoy en otra situación, se preguntó cuál era el sentido de su vida y entendió que es ayudar al prójimo con lo que uno pueda, de allí surgió la idea del merendero que su esposo acompañó con sorpresa y mucho amor.

Te puede interesar: Lobo solidario: piden ropa de cama para hospitales de campaña

Sus hijos también forman parte de la movida y son los imanes de otros niños, “mi sueño es ampliar la construcción en el terreno de la esquina de mi casa y poner un comedor y conocer más niños y ayudar a las familias”.

Embed

“Veo la necesidad de la gente, la misma que tenía yo, por eso me esfuerzo en que la merienda tenga leche porque el té no alimenta, para mi la merienda tiene que tener leche para que alimente”.

“Mi sueño es tener un comedor grande para recibir más gente, más niños, conocer niños nuevos, es lo que más quisiera, tener mesas largas, como era antes” concluye con cierta añoranza y sigue con su tarea en el merendero Tierra de Valientes, en el interior profundo de Alto Comedero.

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario