En la actualidad son dos incendios forestales los que preocupan en Jujuy. El primero es el que inició el 18 de septiembre en la Unión Seca y el otro originado el 10 de octubre en el Arroyo Yuto. El viernes lograron frenar el avance de un foco ígneo en la entrada al Parque Calilegua y trabajaron en la zona para evitar la propagación a través de los árboles. Bruno Cucchiaro, uno de los bomberos que trabajó en ese sector, dialogó con TodoJujuy.com para ver por medio de sus ojos las llamas que amenazan y transmitir el calor desesperante de un fuego que no cesa.

“El panorama es terrible, es desolador. Es terrible ver extensiones gigantes quemadas. Estamos acostumbrados a venir al Parque Nacional Calilegua y ver todo verde con una vegetación exuberante, ahora encontramos cenizas”, comenzó el relato de Bruno.

Te puede interesar: Controlan dos grandes incendios en el Parque Nacional Calilegua

El trabajo agotador que ya contabiliza algunas semanas tuvo un hecho significativo en el día viernes. Además de defender el ingreso al Parque Calilegua, tuvieron que derribar un árbol para que este no fuera el propagador que acabe con el resto. “El foco se inicio en la entrada del parque y era muy importante contenerlo porque era mediamente grande, si se descontrolaba podría ser terrible”, detalló Bruno contando lo que sería el inicio de un día que probablemente nunca se olvide. “Tuvimos que derrumbar un árbol que calculo tendría unos 12 metros de altura, era viejísimo y se notaba que era un árbol hermoso. Se comenzó a prender fuero la base y aunque intentábamos apagarla se volvía a prender. Tuvimos que tirarlo abajo porque si se prende, desde la copa comienza a tirar brasas para todos lados y puede quemar al resto”, especificó denotando el dolor de haber tenido que “sacrificarlo” para poder “salvar a los demás”.

WhatsApp Image 2020-10-17 at 18.51.43.jpeg
Parte del grupo de bomberos que combate el fuego en el Parque Nacional Calilegua

Parte del grupo de bomberos que combate el fuego en el Parque Nacional Calilegua

El trabajo de quienes hacen frente al fuego no es nada fácil. Llevan encima casi 30 kilos en equipos para poder protegerse y continuar batallando en contra de los incendios que parecen no detenerse. “Tenemos que usar chaquetones de bomberos para retardar el impacto de la llama en el cuerpo, son pesados porque son de una tela densa. También las botas que pesan prácticamente 10 kilos cada una, eso sin contar las herramientas que llevamos como motosierras, machetes y cuchillos”, aseguró comentando que estos son solo algunos de los elementos que requiere esta batalla que aún no tiene final.

Te puede interesar: Incendios en Calilegua: rescataron a un gato montés

La sensación frente al fuego es abrumadora, según relata el bombero maimareño: “Es un calor húmedo poco soportable. Los mosquitos también son un problema, no es uno solo sino 200 al mismo tiempo que el repelente no les hace nada. Sumado a esto está la transpiración, el esfuerzo físico y mucho más”. Bruno considera que poder transmitir un poco de lo que vive frente a los incendios puede generar conciencia y así evitarlos. “Es como cuando uno hace un asado y está frente a la parilla, tenes un calor en frente muy muy fuerte pero en este caso no te podes alejar”, expresó.

WhatsApp Image 2020-10-17 at 18.51.44.jpeg
Parte del grupo de bomberos que combate el fuego en el Parque Nacional Calilegua

Parte del grupo de bomberos que combate el fuego en el Parque Nacional Calilegua

El viernes Bruno y sus compañeros celebraron una victoria. Haber frenado el avance del fuego no fue solo proteger una poco de tierra sino también evitar que siguiera consumiendo parte del Parque Nacional Calilegua. “Son animalitos que mueren y arboles que tienen que volver a regenerarse, algo que les va a llevar muchísimo tiempo. Son arboles de más de 50 años que yo no lo voy a volver s ver y no sé si mi hijo va a poder hacerlo, pero seguimos luchando para defender esta tierra que es nuestra y quiero que los que vienen disfruten”, puntualizó.

También te puede interesar: Caimancito: piden colaboración para los brigadistas

Bruno continuará con su tarea como lo hacen los bomberos que se ponen a disposición para plantar bandera y no dejar que el fuego avance. Seguramente volverá a las zonas afectadas, volverá a cargar con más de 30 kilos para protegerse, a sentir el calor abrazador y el humo constante, no sin antes aclarar: “Son cosas que tendríamos que pensar y hacerlo bien. Estos incendios no solo ponen en juego nuestra naturaleza, nuestros animales, nuestra tierra sino también a las personas. Este mundo es nuestro y estamos acabando con el”.

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario