Se trata de Maxiliano, alumno con discapacidad que tiene un problema motriz, pero no cognitivo. Al respecto, su padre, Miguel Vaccaro comentó que “todo empezó en el 2017, cuando a mi esposa se le prohibió entrar al colegio a verlo por si necesitaba algo”.

“Hicimos la denuncia en el INADI, llegamos a una conciliación y quedó todo tranquilo”, agregando luego: “ahora, en los últimos días de mayo mi hijo se descompone y me llama por teléfono para que lo vaya a buscar”.

Vaccaro señaló que “al llegar me dirijo al curso y lo busqué, luego expliqué en preceptoría porqué lo retiraba”, agregando luego: “me preguntaron cómo me había enterado y al contarles, me dijeron que los chicos no pueden hacer eso”.

Creo que al ser un niño diferente “la institución debería adecuarse e integrarlo y no al revés”, indicando más adelante: “hoy hay una nueva denuncia y una nota en la municipalidad porque lo veo como una persecución a nivel personal”.

“Todo esto afecta a mi familia en general, pero en especial a Maxi que ama su colegio”. Para concluir Vaccaro dijo que “con la directora Barros no se puede hablar, siempre tiene la razón y argumenta cosas absurdas como en el caso de mi hijo”.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario