Marta y Silvano estaban esperando a Melina, pero una complicación la obligó a transcurrir casi todo el embarazo en reposo porque corría un alto riesgo de perderlo, en ese momento de desesperanza él le hizo una promesa a la Virgen de Río Blanco y Paypaya. Hoy con su hija estudiando en la universidad, 21 años después la fe, la emoción y el respeto siguen intactos.

La historia del periodista jujeño, Silvano Pintos, se suma a una larga lista de experiencias de fe de la Virgen de Río Blanco. “Mi familia tiene un lazo muy especial con la Virgen de Río Blanco. Una experiencia maravillosa”.

“Todo comenzó con el embarazo complicado de Marta – tenía placenta previa – y tenía que permanecer en cama sino corría riesgo de perderlo. Eso nos bajoneó y estábamos muy preocupados por la situación” contó a TodoJujuy.com.

Relató que en esos días le tocó hacer una cobertura para Canal 4 sobre los eventos previos a la Peregrinación de Octubre, y al estar en el santuario mientras esperaba una entrevista vio la imagen de la Virgen y sin pensarlo se acercó y se encomendó.

“Soy creyente, pero no practicante, no sé por qué lo hice, no lo pensé mucho, me acerqué y le hice la promesa para resguardar la salud de mi esposa y mi hija. Unos meses después notábamos cierta mejoría y tranquilidad. Quizás era el apoyo espiritual que requeríamos en ese momento” relató Silvano.

Silvano.jpg

Melina nació el 1 de mayo de 1998 ochomesina y saludable. Hoy cursa sus estudios universitarios en Jujuy y es el orgullo de la familia.

“Agradecimos mucho a la Virgen, sentíamos que nos había ayudado. Son cosas que consideramos inexplicables, recuerdo claramente que prometimos llevarla a alguna de las peregrinaciones y en octubre con la nena de 5 meses recién cumplidos la llevamos, nos fuimos muy temprano con la idea de esperar a la Virgen –contó con mucha emoción -. Cuando vimos la llegada la saludamos con pañuelos blancos como todos”.

Ese momento para Silvano es único, “yo sentí no había nadie, ni ningún ruido, cuando la Virgen pasó muy cerca de nosotros yo vi como que la imagen giraba nos miraba y nos sonreía. Duró unos segundos. Quedé temblando, mi nena indicaba la virgen y sonreía y le pregunté a mi esposa si había visto lo mismo y ella sintió lo mismo”.

Desde ese día este papá agradecido cumple la promesa de caminar gran parte del trayecto descalzo, “lo hago todos los años” y será un “eterno agradecimiento”, “es lo mínimo que podemos hacer porque nos ayudó espiritualmente en un momento muy duro de nuestra familia” concluyó.

Virgen de río blanco.jpg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario