Martín Campero es un prestigioso médico veterinario de Jujuy. Su palabra nos sirve como ineludible referencia cuando queremos saber de qué manera actuar cuando nuestra mascota está en peligro. “A los perros y los gatos hay que vacunarlos todos los años, a los tres meses. Hay vacunas en los municipios y son gratuitas”. El profesional también confirmó que en las veterinarias también se consiguen, pero con un costo.

Campero dijo que la rabia se trasmite a través de la saliva, o de una mordedora. “El virus se empieza eliminar por la boca del animal 10 días antes que tenga síntomas”, y agregó que si nos muerden, lo primero que hay que hacer es lavarse la herida con agua y jabón porque “desintegra la capa de la rabia y disminuye las posibilidades de contagio”.

Te puede interesar: Jujuy en alerta por la falta de vacunas antirrábicas para humanos

Cuando un animal nos mordió y sospechamos que puede tener rabia, hay que revisarlo durante 10 días para ver si da señales: “Los síntomas en el animal son diferentes, como excitación, furia, muerde todo y deambula”, y agregó que otros síntomas son la llamada “rabia muda, que produce una parálisis facial en la boca y no puede tragar la baba. Puede estar decaído, le escapan a la luz, se esconden y huyen de las casas”, subrayó.

Campero dijo que el virus sube al cerebro y si la mordedura es cerca de la cara o los dedos de la persona, el peligro es mayor y hay que ponerse las vacunas rápidamente. “Si el animal es callejero y no pudo ser revisado, si o si hay que ponerse las vacunas. Hoy son casi inocuas, se aplican y no producen ningún síntoma colateral”, indicó.

Si la agresión proviene de otros tipos de animales, como murciélagos, dijo que un indicio que puede tener el virus es la conducta del animal: “Si ven uno de día y en el piso, no es normal. Ellos andan de noche y si cambiaron su conducta tradicional, es probable que tenga rabia”, argumentó.

En cualquiera de estos casos de mordeduras, ya sea de perros, gatos u otros animales, se los aísla inmediatamente para que un equipo especializado constate el estado general del animal. Si se verifica que tiene rabia, se implementa el tratamiento, de lo contrario la lesión no presenta mayores inconvenientes. De todos modos, si la mordedura fue ocasionada cerca de una arteria, es necesario realizar un tratamiento preventivo hasta que se conozca si efectivamente el animal tiene rabia o no.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario