El Parlamento de Cataluña convocó hoy para el próximo lunes 12 una sesión para debatir la investidura como presidente regional del detenido independentista Jordi Sánchez, quien solicitó a la Justicia española que lo deje en libertad para asistir al plenario, requisito indispensable para su designación.

El Legislativo catalán informó de la convocatoria hoy a través de la red social Twitter, luego de que el presidente de la Cámara regional, Roger Torrent, propusiera ayer como candidato al líder civil independentista en sustitución del ex jefe del Gobierno regional Carles Puigdemont, quien la semana pasada dio un paso al costado para facilitar el desbloqueo en Cataluña.

Sin embargo, la investidura de Sánchez, de 53 años, enfrenta dos escollos, uno judicial y otro político, que pueden hacer inviable su asunción y acentuar la parálisis institucional catalana, a casi tres meses de las elecciones celebradas el 21 de diciembre último en la región intervenida administrativamente por el Gobierno español, que destituyó a Puigdemont para frenar el proceso separatista.

El candidato a presidir el Gobierno catalán está en prisión desde el pasado 16 de octubre por un supuesto delito de rebelión durante el proceso unilateral soberanista del año pasado, y necesita la autorización del Tribunal Supremo para salir de la cárcel y poder acudir a la sesión parlamentaria.

El Tribunal Constitucional ya estableció que la elección de un candidato a presidente en Cataluña tiene que ser de manera presencial, lo que impidió la investidura de Puigdemont, huido a Bélgica.

Por esa razón, la defensa de Sánchez, número dos en la lista de Juntos por Cataluña, el partido de Puigdemont, pidió hoy a ambos tribunales que lo dejen libre o le permitan "acudir personalmente al debate de investidura" para garantizar sus derechos políticos y los de los votantes.

Sánchez, que impulsó las grandes movilizaciones a favor de un referéndum en Cataluña al frente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), alegó que su voluntad y la de su fuerza política es respetar la "legislación vigente", informaron las agencias de noticias EFE y DPA.

El juez del Tribunal Supremo que lo investiga, Pablo Llarena, ya rechazó peticiones similares en enero y febrero, si bien entonces Sánchez no era candidato a la investidura sino solamente diputado.

En caso de que Sánchez logre sortear los obstáculos judiciales, deberá afrontar el desafío político de reunir los votos necesarios para su investidura, un respaldo con el que no cuenta hasta ahora.

Si bien Torrent confirmó la candidatura de Sánchez por ser el que cuenta con más apoyos independentistas, que son mayoría en la Cámara, los anticapitalistas de la Candidatura de Unidad Popular (CUP), cuyos cuatro escaños son decisivos para la formación de un nuevo gobierno, manifestaron que no acompañarán su candidatura.

Referentes de la CUP ya expresaron que "hay un profundo desacuerdo" entre Junts per Catalunya, que propuso a Sánchez, y Esquerra Republicana (ERC) por un lado, y la CUP, por el otro; y que las negociaciones están "interrumpidas".

De esta forma, el independentismo vuelve a entrar en un callejón sin salida, que lo puede llevar a retomar la vía de ruptura unilateral con España o a un nuevo llamado a elecciones tras la sesión clave del lunes próximo.

FUENTE: Telam
visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario