Un nuevo escándalo tiene en el ojo de la tormenta al Vaticano. El Papa Francisco pidió de manera urgente una investigación por supuestos fraudes financieros que tiene como protagonistas a altos funcionarios del organismo.

Según publican algunos medios italianos, cinco personas fueron separadas de sus cargos, una de ellas es uno de los máximos funcionarios de la Autoridad de Información Financiera (AIF), un organismo creado justamente para evitar fraudes y operaciones financieras irregulares.

Aparentemente las operaciones financieras son de larga data y tiene que ver con la compra y venta por valores millonarios de diferentes propiedades en el exterior, especialmente en Londres. Algunas de ellas fueron en perjuicio del Instituto para las Obras de Religión.

Los gendarmes vaticanos requisaron documentación y computadoras en la Secretaría de Estado de la Santa Sede por orden del “fiscal” del Vaticano, Gian Piero Milano.

Los nombres de los otros suspendidos son: Vincenzo Mauriello y Fabrizio Tirabassi; de la empleada administrativa Caterina Sansone, y dos altos dirigentes vaticanos, monseñor Maurizio Carlino, a cargo desde hace algunas semanas de la Oficina de Información y Documentación; y el director de la AIF, Tommaso Di Ruzza.

Además, está bajo investigación también la gestión del Óbolo de San Pedro, que recoge las ayudas económicas que los fieles ofrecen al papa Francisco para que sean destinadas a obras de caridad.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario