Digno de una película de ciencia ficción, la historia de Tiantian no deja de sorprender. Nació en China cuatro años después de la muerte de sus padres, tras una batalla legal de sus abuelos.

Sus padres, Shen Jie y Liu Xi, se casaron en 2011 y, ante la dificultad para concebir un hijo, dos años más tarde decidieron someterse a un tratamiento de fertilización asistida.

Pero el anhelo de formar una familia se truncó de manera trágica: cinco días antes de trasplantarle uno de los embriones fertilizados a Liu, la mujer y su esposo murieron en un accidente de tránsito en la provincia china de Jiangsu.

Con el dolor de la pérdida a cuestas, los padres de ambos iniciaron un largo camino burocrático y judicial para poder decidir sobre los cuatro embriones congelados de Shen y Liu.

Tras lograr que los consideraran herederos de esos cuatro embriones, se negaron a entregárselos porque, según la ley, sólo podían trasladarlos desde un centro médico a otro.

De esa manera, el abuelo paterno comenzó su travesía por 30 clínicas para pedir que alguna aceptara los embriones. Pero no lo consiguió porque la gestación subrogada está prohibida en China.

La familia no se desanimó y exploró alternativas. En junio de 2016 pagaron unos 48 mil dólares a una agencia extranjera para que iniciara gestiones en un hospital del país fronterizo de Laos.

Si bien ese centro de salud reclamó de manera oficial los embriones, tuvieron otro escollo: la mayoría de empresas de mensajería y aerolíneas se negaron a trasladar esa "mercancía", mientras que otras compañías le exigieron un certificado firmado por los progenitores.

Finalmente, los abuelos tramitaron un permiso para que el traslado se realizara en auto desde Nanjing hasta Laos, lo que ocurrió en diciembre de 2016.

En ese destino fueron implantados dos embriones en el útero de una madre de alquiler. Los otros dos quedaron congelados y almacenados.

La gestación se produjo sin inconvenientes y la madre de alquiler viajó tiempo después a China, con visa de turista, para tener al bebé en ese país.

El 9 de diciembre de 2017 nació Tiantian en un hospital de Cantón y sus abuelos se sometieron a pruebas de ADN, con lo que pudieron confirmar el vínculo filial.

"Es igual que su padre cuando era un recién nacido", sostuvo en ese momento el abuelo paterno.

El mes pasado, celebraron los primeros 100 días de vida de Tiantian en una fiesta que sacó a la superficie todo tipo de sentimientos en la familia: "Este chico está destinado a estar triste. Otros bebés tienen a sus padres y madres, pero él no. En un futuro se lo contaremos, pero hasta que no sea mayor y sea capaz de entenderlo le diremos que sus padres están en el extranjero", afirmó el abuelo.

FUENTE: Telefe Noticias
visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Las más leídas

Encuesta

¿Sos de revisar, por seguridad, los artefactos a gas?

Si
No
No lo tenía en cuenta
ver resultados