Divulgación.. 

10 de abril: Día del Investigador y la Investigadora Científica en la Argentina

Columna de divulgación del Centro Interdisciplinario de Investigaciones en Tecnologías y Desarrollo Social para el NOA, dependiente del CONICET y UNJu.
Por  Integrantes del CIITeD

El 10 de abril de cada año se celebra en Argentina el Día del Investigador y la Investigadora Científica. La actividad de investigación, que tiene como principal objetivo generar conocimiento científico y tecnologías, se trata de una ocupación que reúne a más de noventa y tres mil personas en todo el país, según fuentes oficiales.

Además, ellas son acompañadas en el desarrollo de sus tareas por personal administrativo y por profesionales y técnicos/as de apoyo. En esta nota nos proponemos exponer por qué se celebra a las personas que hacen ciencia en este día, cómo se conforma el sistema científico argentino y cuáles son algunas de las características de esta actividad en la provincia de Jujuy.

¿Por qué el 10 de abril?

Esta fecha fue elegida en honor al nacimiento del científico argentino Bernardo Houssay (1887-1971), quien a los 17 años se recibió de farmacéutico y de médico a los 23. Construyó una notable carrera en el campo de la endocrinología (rama de la medicina que estudia las glándulas endocrinas, productoras de hormonas que desempeñan diversas funciones en el organismo). Resultó reconocido internacionalmente con el premio Nobel de Medicina de 1947 por sus aportes a la comprensión de la función de la hipófisis en la regulación de la cantidad de azúcar en sangre, conocimiento clave para el estudio de la diabetes. Así, se convirtió en la primera persona originaria de América Latina en obtener el galardón otorgado por la asamblea sueca.

Pero Houssay no solo fue importante por su trayectoria individual y por su labor en la formación de otros investigadores (generalmente varones, por entonces), sino que también fue un pilar fundamental en el desarrollo del sistema científico nacional. Impulsó la creación de numerosos centros de investigación del país y bajo el concepto de que “un buen investigador sólo puede ser resultado de una carrera suficientemente larga y guiada por los mejores científicos del mundo”, impulsó la creación del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), institución de la que fue el primer presidente en 1958 hasta su muerte, en 1971. Este acontecimiento permitió fortalecer y jerarquizar la actividad científica en el país, que había empezado a delinearse con la Reforma Universitaria de 1918.

¿Dónde trabajan los investigadores e investigadoras?

Actualmente el sistema científico argentino está constituido por varios organismos que responden a diferentes Ministerios de la Nación, pero que se relacionan entre sí, por las universidades, el sector privado y algunos organismos provinciales. Estas instituciones, con diferentes funciones y características territoriales, se rigen por la Ley Nacional N° 25.467, de Ciencia, Tecnología e Innovación, que se promulgó en septiembre de 2001, pero tuvo sucesivas modificaciones. Entre ellas, el CONICET es el principal organismo dedicado a la promoción de la Ciencia y la Tecnología en la Argentina. Se trata de un organismo descentralizado que depende del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación.

A diciembre de 2019 CONICET contaba con 301 Unidades Ejecutoras (según la última información disponible al momento de la redacción del informe sobre el que esta nota se asienta) especializadas en distintas áreas del conocimiento y distribuidas en todo el territorio nacional. Esto significa que el organismo si bien tiene una administración central radicada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, promueve una articulación federal a través de la presencia de diferentes unidades asentadas en todas las provincias del país.

Jujuy se encontraba en ese momento entre las diez provincias argentinas con mayor cantidad de organismos de CONICET relativizados por su población, ya que contaba con cinco Unidades Ejecutoras. En la región del NOA, sólo Tucumán tenía una cantidad muy superior de instituciones (16), mientras que provincias como Salta, con una población más grande que la jujeña, poseía también cinco (ver figura 1).

Las unidades ejecutoras de CONICET en Jujuy son: CIDMEJU, CIITeD, CISOR, INDYA e INECOA. Todas ellas dependen también de la Universidad Nacional de Jujuy (UNJu) -son unidades de doble dependencia- y, en algunos casos, de otras instituciones. El CIITeD, por ejemplo, fue creado en el año 2017 y sus líneas de investigación abordan temas vinculados a la ciencia y tecnología de los alimentos, al desarrollo regional y al carácter histórico de la región del NOA.

Por su parte, CONICET contaba en 2019 con casi once mil investigadores/as y más de diez mil becarios/as en todo el país. Aun así, las universidades públicas son el lugar de trabajo de la mayoría de investigadores/as y becarios/as en Argentina (suman cerca de 47.500 personas). Además, entre otras instituciones que alojan personal científico, destacan otros organismos de ciencia y tecnología (como la Administración de Parques Nacionales, el Servicio Geológico Minero o el INTA, entre muchos otros), las universidades privadas, algunas entidades sin fines de lucro, entidades gubernamentales y, en menor medida, empresas privadas.

¿Quiénes hacen ciencia en Jujuy?

Determinar con precisión la cantidad de investigadores locales no es tarea sencilla, por la diversidad de tipos de investigadores/as, dedicaciones horarias e instituciones intervinientes en el sistema científico. A modo de aproximación podemos decir que Jujuy presentaba 267 docentes universitarios con dedicación exclusiva (lo que implica una importante carga horaria destinada a tareas de investigación) y 35 investigadores de CONICET en 2015 (último dato desagregado disponible, según el portal de información que ofrece el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación www.sicytar.mincyt.gob.ar). Para ese mismo año eran 85 los/as becarios/as de la provincia financiados por distintos organismos. Datos más actuales muestran que en 2022 Jujuy contaba con 80 investigadores/as y 139 becarios/as trabajando en CONICET (www.cifras.conicet.gov.ar), lo que indica un probable incremento de la cifra total de 359 personas dedicadas a la ciencia en Jujuy en 2015.

No obstante, este total provincial permite comparar la situación de Jujuy con respecto al resto del país. Al 2015, la provincia contaba con 49 investigadores/as y becarios/as cada cien mil habitantes. Este valor relativo, que elimina los efectos del tamaño de las poblaciones de referencia, ubica a Jujuy por detrás de la media exhibida por la región NOA (66 investigadores por cien mil habitantes). También nos indica que Jujuy tenía cerca de la mitad del promedio nacional (que arrojaba un valor de 87 personas promedio). Es decir, Jujuy tenía bastante menos personal científico que otras provincias de la región y el país. Estas comparaciones se pueden apreciar en la figura 1.

image.png
Figura 1: relación entre investigadores/as y población por provincias de la región NOA (año 2015) y cantidad de Unidades Ejecutoras CONICET por provincias.

Figura 1: relación entre investigadores/as y población por provincias de la región NOA (año 2015) y cantidad de Unidades Ejecutoras CONICET por provincias.

Provincias como Tucumán y Catamarca se hallaban muy por encima de Jujuy (con 104 y 92 investigadores cada una, respectivamente), mientras otras, como Salta y Santiago del Estero, se encontraban aún más rezagadas (con 48 y 30 investigadores, en ese orden).

Estos indicadores reflejan que al 2015 persistían notables asimetrías territoriales a lo largo y ancho del país, subsistiendo la concentración en territorios como CABA (con una medida de 257 personas trabajando en ciencia cada 100 mil habitantes), al que se sumaban San Luis (203), Río Negro (141), Córdoba (128) y La Pampa (118).

¿Qué características adicionales tiene el sistema científico de Jujuy?

Las personas que trabajan en investigación en Jujuy se desempeñan mayoritariamente en las áreas de ciencias naturales y exactas, seguidas por las ciencias sociales (ver figura 2). Se destaca que el 4% de los/las becarios/as de CONICET de Jujuy se encuentran formándose en tecnologías y el 7,5% de los/as investigadores/as locales trabajan en el tema, valores que ubican a la provincia por encima de los promedios nacionales (con un 1,9% de becarios y 3% de investigadores).

image.png
Figura 2: distribución de becarios/as e investigadores/as por gran área del conocimiento, Jujuy, 2015. Fuente: SICYTAR

Figura 2: distribución de becarios/as e investigadores/as por gran área del conocimiento, Jujuy, 2015. Fuente: SICYTAR

Entre los principales obstáculos que se enfrentan a la hora de realizar investigaciones científicas en Jujuy, según un relevamiento propio, se indica que no se cuenta con financiamiento acorde a las tareas que se realizan ni con infraestructura adecuada. También se han mencionado aspectos laborales, relativos al pluriempleo y la precariedad en contratos y becas.

Estos datos nos muestran un panorama complejo, puesto que, aunque la ciencia en Jujuy crece, en consonancia con los objetivos planteados por la política científica nacional y en armonía con el desempeño general del país, hay situaciones locales que deben resolverse para poder afianzar la investigación científica como una salida laboral acorde a las expectativas profesionales y que la actividad realmente contribuya al desarrollo local.

Para acceder al informe completo: www.fce.unju.edu.ar/simel

Natividad González es Licenciada en Antropología (UNJu), Doctora en Ciencias Antropológicas (UNC), Investigadora asistente de CONICET y docente de grado y posgrado en la Facultad de Ciencias Económicas de la UNJu
Contacto: [email protected]

Mariana Bernasconi es Contadora Pública (UNJu), Doctora en Administración y Política Pública por la Universidad Nacional de Córdoba, Becaria postdoctoral de CONICET y docente de grado y posgrado de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNJu.
Contacto: [email protected]

Lucía Scalone es Técnica Universitaria en Diseño Gráfico, Licenciada en Comunicación Social (UCSE DASS) y Doctora en Humanidades (área Comunicación Social) (UNT). Docente de grado y posgrado de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales y la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Jujuy
Contacto: [email protected]

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: