La familia argentina siempre se comprometió con las medidas que se iban tomando a nivel nacional pero el daño colateral por el avance de la pandemia no tardó en llegar.

Ezequiel Vásquez trabajaba en una pizzería como delivery en una bicicleta. Fabiana vendía artesanías y ropa usada en una feria hasta que llego el coronavirus. Susana, mamá de Fabiana, también colaboraba con la venta de empanadas.

La nota que se publicó en Facebook

Los tres viven en un pequeño departamento cerca del cementerio en el barrio porteño de Flores. Todos se quedaron sin trabajo y sin dinero para poder seguir viviendo.

Cuenta Ezequiel que para poder comer simplemente decidió publicar en las redes la realidad. "Le pedí a mis amigos para ver si nos podían ayudar y pasé el número de la cuenta de mi novia que se la habían abierto para cobrar un subsidio que nunca más pudimos cobrar. Estábamos en situación de calle y gracias a Dios la mamá de ella nos dejó quedarnos acá para no contagiarnos del coronavirus".

Algunas donaciones de amigos

Ezequiel Vásquez tiene 27 años y trabaja desde los 12. "Laburé de millones de cosas, desde chico no tuve una familia que tenga casa o una comodidad. Fui peón de mudanza desde los 12 hasta los 19, cocinero, ayudante de cocina, mozo, albañil, repartidor de comida, de helado, asistente de mostrador, bachero en bares y restaurantes", cuenta el joven.

En la pizzeria juntaba 3 mil pesos por semana y a eso le sumaban los ingresos de Fabiana más las empanadas tucumanas que lograba vender en el barrio doña Susana. Esto les alcanzaba para sostener la heladera llena pero hoy se terminó porque no pueden trabajar ni mucho menos salir a la calle.

0001330928.jpeg
Prevención de coronavirus

Prevención de coronavirus

FUENTE: Infobae

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario