La práctica con plasma consiste en transferir los anticuerpos de una persona que superó el COVID-19 a otra que cursa la enfermedad.

Un bebé de solo tres días, un adulto mayor de 70 años y un hombre de 41 con obesidad son algunos de los ejemplos de bonaerenses infectados con coronavirus que en las últimas semanas recibieron el tratamiento de plasma de convaleciente, una metodología para combatir el COVID-19 poco utilizada en la Argentina pero que comienza a ganar terreno.

La práctica consiste en extraer plasma de la sangre de una persona que tuvo coronavirus y se recuperó con el objetivo de tomar los anticuerpos que su sistema inmunológico creó para neutralizar la enfermedad y luego transferirlos en dosis a pacientes que cursen la afección.

El método se aplica en la provincia de Buenos Aires desde hace tres semanas con “muy buenos resultados”, según confirmó a TN Nora Etchenique, directora provincial del Instituto de Hemoterapia bonaerense.

El procedimiento se aplica en pacientes leves como en aquellos que se encuentren en estado crítico.

Las pruebas no se detienen y desde la próxima semana el Ministerio de Salud de la Nación dará inicio a los ensayos clínicos en unos 20 pacientes del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Se realizará un seguimiento minucioso de cada caso.

Desde el Ministerio de Salud de la Nación se mantienen cautos respecto a los resultados del tratamiento, aunque señalan que su aplicación "abre una luz de esperanza" en la lucha contra la pandemia.

Los primeros tratamientos en la Provincia

El Instituto de Hemoterapia de la Provincia, que trabaja en conjunto con Cucaiba, recibió 20 donaciones de plasma, que se distribuyeron de acuerdo a la demanda de los hospitales bonaerenses.

En el territorio bonaerense, el plasma de pacientes recuperados se aplicó en personas de diferentes edades, contextura física y nivel de afección. De un bebé de tres días a un adulto mayor de 70.

El plasma se obtiene mediante la técnica de plasmaféresis, que permite separar los anticuerpos de los restantes componentes de la sangre. Se realiza una punción en una vena del brazo por la que se extrae el líquido mientras que por otra, en forma simultánea, se le devuelve el resto de los glóbulos rojos y plaquetas. Esta tecnología permite que una mujer u hombre puedan donar hasta dos veces por semana, aunque en no más de 24 oportunidades al año.

Esta tecnología extrae entre 660 y 800cc de plasma por donante, que luego se dividen en dosis de 200cc. Si se tiene en cuenta que una persona recibe en promedio dos dosis, con una donación se puede asistir a un infectado y medio.

plasma.jpg

Requisitos para donar

No todos los que cursaron la enfermedad de COVID-19 pueden convertirse en donantes. Existe una serie de requisitos.

- haber transcurrido un mes desde la recuperación

- poseer dos determinaciones de PCR negativas

- no cursar otra infección de transmisión sanguínea como HIV o Hepatitis B

- haber desarrollado una cantidad de anticuerpos elevados.

Jorge Geffner es investigador del Conicet en el Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y Sida y trabaja en un proyecto de recolección y estudio de plasma junto con el Hospital de Clínicas y la UBA y dijo al respecto: “Si uno tuvo coronavirus y se curó, en el plasma sanguíneo quedan anticuerpos. Nosotros utilizamos la técnica denominada Elisa, que cuantifica los anticuerpos. Si presenta un nivel elevado está habilitado”

Prevención - Coronavirus

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario