El fiscal a cargo de la causa, Sergio Rondoni Caffa, en declaraciones al diario Clarín tratar de reconstruir las últimas horas de la vida de Fernando.

Según la declaración de Nahir Galarza, ella estaba en la casa de Fernando y desde ahí, en moto, se fueron juntos hasta la casa de la joven. Dijo que salieron a las 2 de la madrugada. En su casa, ella agarra el arma, una calibre 9 milímetros reglamentaria de su padre, Marcelo Galarza, que es oficial principal de la Policía de Gualeguaychú. Estaba arriba de la heladera.

El crimen tuvo lugar entre las calles General Paz y Artigas, a las 5.15 de la mañana dos viviendas después de la casa de la abuela de Nahir. "Ella le puede haber dicho: 'llevame a la casa de la abuela'. Pero cuando llegaron no sabemos si discutieron, evalúa el funcionario judicial.

La joven habría declarado que pelearon. El fiscal aclara que, según los peritajes médicos, ella no tiene lesiones y él tampoco. "Si la discusión fue a golpes, si hubo insultos, si hicieron el amor, todo lo que usted se imagine, no lo sabemos", señala el fiscal. "¿Por qué hubo tres horas en el medio? No lo sabemos", continúa.

Según Rondoni Caffa, la moto frenó o estaba a muy poca velocidad cuando se produce el disparo. El primero fue de espaldas. Fernando se cayó de la moto -una scooter 110 con ruedas finitas-. Cae boca arriba y recibe el segundo disparo, de frente. Ambos fueron en el tórax y los dos le atravesaron el cuerpo. Nahir vuelve a su casa caminando, más de 20 cuadras. Deja el arma, y se queda ahí. A Fernando lo ve un remisero, que avisa a la policía. Llega una ambulancia, pero ya estaba muerto.

A la mañana. La mamá de Fernando estaba en su trabajo cuando le avisan de la muerte de su hijo. Entonces la llama a Nahir y le pregunta: "¿Vos estuviste con Fernando?" "Sí, yo estuve con Fernando pero a la madrugada se fue y no estuve más con él", le responde Galarza. "Está muerto", dice la madre. Entonces le pregunta a la chica cómo se llama, toma nota -"Nahir Galarza"- y le da el número a la policía para que la entrevisten.

El fiscal toma conocimiento del caso. "Cuando me informan del hecho me dicen que hay una persona que está en el piso, fallecida, que la ambulancia del hospital había llegado, que no le cerraban las circunstancias y no querían tocar el cuerpo, porque tenía sangre en la boca. Les parecía rara la situación", cuenta Rondoni Caffa. "A los 15 o 20 minutos me llaman de criminalística y me dicen: 'doctor, tiene dos disparos en el pecho. Así que le informo que esto es un homicidio'", agrega el fiscal. Empezaron a investigar: Fernando no figuraba en prontuario, no tenía problemas con la policía, ni con la justicia. Descartaron cuestiones de drogas, problemas legales, y robos.

Nahir es citada a declarar como testigo. En una primera instancia no confiesa el crimen. Le secuestran el celular. Cuando comenta que es hija de un policía, el fiscal pide que el padre se haga presente y ordena hacerle un dermotest a Nahir. Cerca del mediodía, el papá de Nahir entrega el arma para que sea peritada al día siguiente. También fue a declarar una amiga de ella y el remisero que halló muerto a Fernando. A las 15, Nahir se volvió a su casa. La familia designa a Víctor Rebossio como abogado defensor. Por la noche presenta un escrito donde confiesa el delito y queda detenida.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario