Viral.. 

Una mujer se operó de la papada pero el resultado no fue el esperado

Después de perder peso, Jayne Bowman, de 59 años, quiso arreglarse la papada con un procedimiento rápido pero la mujer aseguró que su rostro se arruinó y no sale de la casa.

Por  Redacción de TodoJujuy.com

Jayne Bowman, oriunda de Hampshire, en Inglaterra, buscaba reducir su papada tras haber perdido mucho peso. La mujer de 59 años optó por un procedimiento rápido pero el resultado no fue el esperado.

Horror
La mujer quería reducir su papada tras bajar de peso.

La mujer quería reducir su papada tras bajar de peso.

Una mujer se operó de la papada pero el resultado no fue el esperado

Jayne Bowman es una mujer de 59 años que después de mucho esfuerzo logró ponerse en forma y bajar de peso. Sólo una cosa no la hacía feliz: tras adelgazar, su papada quedó doble y decidió hacer algo al respecto.

La mujer de 59 años no se animaba a afrontar el bisturí, por lo que buscó alternativas a las cirugías tradicionales. Así fue como a través de las redes encontró un tratamiento con plasma de fibroblastos, por solo 500 libras (175.000 pesos argentinos), pero el resultado no fue el esperado.

Pero el procedimiento no resultó como esperaba y ahora Jayne quedó con decenas de cicatrices rojas en el pecho, el cuello y en la cara. Según contó la mujer al diario The Sun, siente que parece “un pollo viejo” y ya no quiere salir de su casa, donde se siente una reclusa.

Bowman expresó que “ojalá todavía tuviera mi cuello caído, era mejor que lo que me quedó. Este tratamiento de belleza fallido me ha dejado en agonía”. La mujer contó que encontró a la ‘terapeuta’ a través de las redes sociales, que las críticas eran positivas y ella confió.

Desastre
La mujer aseguró que su rostro se arruinó y no quiere salir de su casa.

La mujer aseguró que su rostro se arruinó y no quiere salir de su casa.

También afirmó que la intervención fue sumamente dolorosa. Bowman reveló que la aplicación le ardió muchísimo, pero que la profesional que la atendió ignoró sus reclamos. “Dijo que tenía que continuar o no funcionaría”, dijo.

Para aliviar el ardor, Jayne se colocó crema en las heridas. Pero minutos después, la cara, el cuello y el pecho se llenaron de puntos marrones. Rápidamente, ella llamó a la terapeuta, que le ofreció terapia “de luz” y “con microagujas” para borrar las cicatrices. Pero nada funcionó, y ahora la mujer quiere demandarla.

Jayne relató que “ya no quiero salir. Soy un recluso, porque no quiero que la gente vea mis horribles cicatrices. Se ven tan feas. Estoy tan enojada. Esto ha afectado mi vida de muchas maneras. Ojalá no hubiera dejado mi papada en paz”.

¿Qué dijeron desde el centro de estética?

Ante las quejas de Jayne, desde la clínica estética le respondieron que no tienen seguro que le cubra el daño que le hicieron. Frente a este escenario, la mujer decidió demandar a los responsables.

Cuando le pidió los datos del seguro, la terapeuta la esquivó durante meses. Finalmente, le pidieron disculpas y le dijeron que “no podían recordarlos”.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: