La Cámara de Diputados aprobó una modificación de gran importancia en la Ley 25.989, de Régimen Especial para la Donación de Alimentos, o también llamada Ley Donal. La Cámara baja restituyó el artículo 9° que brinda un resguardo para las empresas con el objetivo de que se animen a donar más, evitando el desperdicio de millones de alimentos aptos para el consumo humano. La modificación permite deslindar responsabilidades a los donantes por los daños y perjuicios que pudieran producirse, siempre y cuando la donación se hubiese efectuado sin ocultar vicios de la cosa y contando con los controles bromatológicos exigidos por el Código

El líder de Red Solidaria, Juan Carr, en comunicación con Arriba Jujuy, celebró la medida. “Quiero homenaje a los diputados y senadores en nombre de los más pobres de nuestro país”, dijo el activista y agregó que en Argentina se tiran y descartan alimentos para 85 millones de personas. “Es una cifra increíble”, calificó.

Juan Carr

Carr dijo que esta ley permitirá que un pequeño productor, un restaurante, un almacén o una multinacional de alimentos, antes de tirar la comida, pueda donarla: “La comida que se descarta es de buena calidad y sin vencer”, aclaro Carr y puntualizó que “esta medida es verdaderamente de “Hambre 0” que tanto soñamos, y que podrá alimentar a 5 millones de argentinos que tienen problemas”.

Te puede interesar: Llegó un camión lleno de papas para el Banco de Alimentos y los comedores

La Ley Donal estipula quiénes pueden donar, qué productos, cómo debe hacerse y los derechos y obligaciones de cada parte. Y crea un “Registro de Instituciones de Bien Público Receptoras de Alimentos” en el ámbito del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, donde deberán inscribirse las instituciones públicas o privadas legalmente constituidas que cumplan con los controles sanitarios previstos en el Código Alimentario Argentino.

Según Carr esta normativa no se hizo antes por individualismo. “Los que tienen hambre están olvidados y son invisibles por una cuestión de individualismo, pero el argentino es generoso, solo hay que llamarle la atención”, y detalló que “no es justo, ni moral ni ético que tiremos tanta comida”.

“Esto no es beneficencia ni caridad, es lo que a todo argentino le corresponde”, y manifestó que la distribución no debería ser un problema. Resaltó que organismos como Caritas, las parroquias y los municipios, entre otros, serán claves para que la comida llegue a los que más la necesitan.

De acuerdo con información de Agroindustria, un 13% de la producción nacional de alimentos se tira sin llegar a ser comercializada. Y el desperdicio sigue a lo largo de la cadena de transporte, almacenamiento, venta, y consumo, por malas prácticas y hábitos. Lo que más se desecha son vegetales, en todos los niveles sociales.

“Esta es una medida excepcional, de emergencia. Soñamos que tengamos todos un sueldo digno y cada uno compre lo que quiera”, concluyó una de las caras visibles de la Red Solidaria en dialogo con Cristian Almazan.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario