Continúa el malestar postelectoral, tanto de oficialistas como de los opositores que llevaron su pulso a las calles de las principales ciudades de Bolivia. Siguen los bloqueos y las movilizaciones a cargo de seguidores y detractores de presidente Evo Morales.

Te puede interesar: Violencia en Bolivia: Evo mandó a bloquear protestas y hay heridos graves

Carlos Mesa lideró un cabildo con sus manifestantes, a quienes les pidió intensificar las medidas para paralizar los principales centros urbanos del país, con el fin de forzar el llamado a una segunda vuelta electoral.

El líder opositor denuncia un fraude en los comicios del pasado 20 de octubre e instó a sus seguidores a que no se rindan y los agitó aún más al advertir que irá “o a la cárcel o a la presidencia de su país”.

Podés leer: Tensión y denuncias de fraude en Bolivia tras las elecciones

En tanto, Morales volvió a defender los resultados de las elecciones que le dieron la victoria en primera vuelta. Llamó a defender la democracia y a defender “la Casa Grande”, sede del gobierno en La Paz.

Pero más allá de las movilizaciones, el pulso entre ambos bandos se trasladó a las calles. Mientras los opositores intensifican los bloqueos en varias ciudades del país, cientos de mineros afines a Evo Morales se trasladaron a La Paz para romper esas interrupciones.

Por último: Ganó Evo Morales, pero la OEA quiere ir a una segunda vuelta electoral

Además, movimientos de campesinos cercanos al mandatario amenazan con realizar sendos cercos en las seis principales ciudades del país. Santa Cruz de la Sierra comenzó la semana con una huelga.

En tanto, las manifestaciones continúan y derivan en enfrentamientos entre ambos bandos. Los heridos se suman y hasta ahora, no hay fallecidos. Pero según la policía, ya hubo heridos con armas de fuego.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario