"Hola, hija. Quiero que sepas que te sigo buscando. Le pido a Dios que me estés buscando" decía uno de los posteos en la página de Facebook "Buscamos a Marina Fernanda Aragunde" se repiten. También en otro grupo llamado "¿Dónde estás?".

A principios de abril la joven de 28 años encontró a su madre biológica. Se contactó con ella, le ofreció datos para que ambas pudieran verificar que estaban frente a la persona que buscaban desde hace años.

Su padre y su abuelo fueron detenidos en septiembre de 1995, siete meses después de que secuestraran a Marina. Fernando y Horacio Esquivel cayeron por integrar una banda que robaba comercios y que se dedicaba, además, a traficar drogas.

Ella contó que la secuestraron y luego la vendieron. En Migraciones de Mar del Plata le proporcionaron otra identidad “fue para hacerle daño a mi abuelo, pero no vieron que le hacían daño a mi mamá detrás de todo esto", reconstruyó Marina.

Durante años su caso se trabajó bajo distintas hipótesis. Una red dedicada a raptar y vender niños. Maltratos familiares. La teoría de la venganza. Nada dio resultados para hallarla. Su caso llegó, como tantos otros, a las páginas de Missing Children. Hay fotos de ella cuando era pequeña, sus datos y una imagen "proyectada" para aproximarse a las facciones que podría tener a los 18 años.

Finalmente dijo que tiene miedo por ella, su mamá y su hija de 13 años, desde que se conoció la historia no pararon de recibir amenazas. Pero ella toma valor y le pide a la gente que está buscando algún familiar que no decaiga ni baje los brazos.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario