Salud.. 

Cómo evitar que los jóvenes caigan en el Vamping

Algunas de las recomendaciones son leer, comentar cómo fue el día y dejar el celular o la tablet fuera del dormitorio.
Por  Redacción de TodoJujuy.com

El vamping se refiere al hábito perjudicial de hacer uso excesivo de dispositivos electrónicos justo antes de ir a dormir, lo cual reduce el tiempo de descanso y sueño. Este término combina las palabras "vampiro" (vampire en inglés) y "mensajes de texto" (texting en inglés), y se ha vuelto especialmente prevalente entre adolescentes y niños, ya que cada vez utilizan teléfonos móviles a edades más tempranas en la actualidad.

image.png

Esta práctica conlleva efectos adversos para la salud, y uno de los inconvenientes del vamping radica en la emisión de luz azul de onda corta por parte de dispositivos electrónicos como tabletas y teléfonos celulares. Para lograr conciliar el sueño, nuestro cuerpo segrega melatonina, una hormona encargada de regular el ciclo del sueño, y el cerebro comienza a producirla aproximadamente dos horas antes de acostarnos.

“Las pantallas de estos dispositivos tienen una iluminación con una longitud de onda muy parecida a la luz natural cuando es de día. Cuando esta luz llega a la retina, engaña al cerebro y le hace pensar que todavía no llegó la noche. Si tenemos la pantalla con mucho brillo, esa sensación de luz diurna es mayor”, detalló Pilar García Fernández, neuropediatra de la Clínica Universidad de Navarra (CUN).

image.png

Según la experta, los libros electrónicos o e-books con luz son los únicos apropiados para utilizar antes de ir a dormir, ya que proporcionan una experiencia similar a la lectura en papel. Además, mencionó la existencia de filtros que disminuyen la luz azul, aunque no abordan el problema de la adicción a los dispositivos electrónicos.

La adicción a los dispositivos electrónicos

La neuropediatra puntualizó que la utilización recurrente de pantallas antes de dormir produce una adicción, que puede ser comparada con la que se genera con las drogas, a la vez que destacó que los pacientes que practican vamping hacen afirmaciones como “no puedo dejar de usarlo” o “lo miro cada vez con más frecuencia”.

“Se acuestan con el móvil, están mirándolo hasta la 1 o las 2 de la mañana, se despiertan de madrugada porque oyeron un beep y saben que entró un mensaje y vuelven a mirarlo”, agregó García Fernández, quien apuntó además que esta dependencia da lugar a síntomas como taquicardias y sudoración si no se revisa el teléfono y que se pueden llegar a dar más nuevos casos de jóvenes con adicción al celular que al alcohol.

image.png

Siguiendo lo expuesto por los profesionales de la CUN, algunas investigaciones dan prueba de que la falta de sueño ocasionada por el uso de las pantallas afecta en mayor medida a los niños, ya que la producción de melatonina se disminuye hasta un 90 por ciento más que en los adultos. Por otra parte, la población más joven es, en términos generales, la que tiene mayores niveles de uso de las nuevas tecnologías y la más vulnerable a la aparición de conductas adictivas.

La luz azul de las pantallas

Además de afectar la duración y calidad del sueño, la alteración en la producción de melatonina también tiene un impacto en el apetito. “La luz de las pantallas inhibe la producción de esta hormona, aumentando la producción de neuropéptidos, que estimula nuestro apetito y la apetencia por alimentos más grasos y dulces”, indicó María Alija, endocrinóloga pediátrica, quien dijo luego que, si no respetamos nuestros ciclos de sueño y, además, utilizamos pantallas antes de dormir, alteramos el proceso natural, tenemos más hambre, deseamos comer más dulces y engordamos más.

image.png

Según Alija, diversos estudios han demostrado que dormir entre tres y cinco horas menos de lo habitual conduce a un aumento de 385 calorías diarias en la ingesta, lo que a su vez puede resultar en un aumento de peso si ocurre de manera prolongada. Además, la reducción de las horas de sueño provoca un aumento del cansancio y, por ende, una disminución de la actividad física, lo cual también afectará el peso a largo plazo.

“Al dormir, no solo importa la cantidad de horas, sino la calidad de nuestro sueño en todas las etapas. Es necesario descansar adecuadamente para rendir con eficacia, pensar con claridad, asentar la memoria y reaccionar con agilidad. Un sueño óptimo previene enfermedades como infartos o depresiones”, señala Elena Urrestarazu, experta en Neurología y en Neurofisiología Clínica de la Unidad del Sueño de la CUN.

Cómo lograr que los niños y los adolescentes duerman bien por la noche

Según García Fernández, la falta de normas en el hogar con respecto al uso responsable del teléfono celular es común entre la mayoría de sus pacientes adolescentes. Con el fin de prevenir el vamping y mejorar la calidad del sueño de los menores, se ofrecen los siguientes consejos:

1) Evitar el uso de pantallas durante al menos dos horas antes de acostarse, con el objetivo de evitar el impacto de la luz azul en la producción de melatonina.

image.png

2) Es importante mantener el teléfono celular fuera del dormitorio durante la noche, para evitar tentaciones y distracciones.

3) Promover una buena educación en cuanto a la higiene del sueño desde una edad temprana, ya que las rutinas se establecen desde la infancia.

4) Es importante tener en cuenta que la televisión también puede considerarse una forma de vamping. La especialista en Neuropediatría advierte que se han observado casos en los que se utiliza la televisión para que niños de tan solo 3 o 4 años concilien el sueño.

image.png

5) Leer y conversar sobre cómo fue el día son actividades recomendadas antes de ir a la cama.

6) En caso de que el niño tenga dificultades para conciliar el sueño, es importante evitar recurrir al celular como una solución "fácil" para que se duerma.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: